📷 ¿EXISTE la focal equivalente a la VISIÓN HUMANA? 🤔

In Tecnología y reflexiones by Carlos A. Oliveras12 Comments

Hace poco, algunas personas comentaron algo que me trajo recuerdos de hace mucho tiempo, cuando empecé a meterme un poco más a fondo en fotografía: la presunta equivalencia de la visión humana con alguna distancia focal. Un tema recurrente donde los haya que, sin embargo, hacía bastante tiempo que no escuchaba.

Sinceramente, en la poca foto de carrete que hice, nunca llegué a plantearme estas cuestiones. Fue a partir de los años 2000, ya en digital, que comenzaron a surgirme las típicas dudas que creo que todos hemos tenido en algún momento. Qué detalle en píxeles resuelve nuestra vista, qué rango dinámico tenemos, a qué velocidad «obturan» nuestros ojos, si todos vemos los colores igual, qué profundidad de campo tiene nuestra mirada, si la retina tiene ISO… y, cómo no, a qué distancia focal vemos las cosas.

Nota: En esta entrada estaré hablando siempre de distancias focales equivalentes en 35mm en cuanto a ángulo de visión, dejando de lado otras consideraciones.

Creo que es difícil, y en algún caso imposible, dar una respuesta exacta a estas preguntas, porque mientras que la cámara es un aparato con unas cualidades completamente medibles, la visión humana, en cambio, es ante todo un fenómeno de la percepción (un «sentido») que, a su vez, se articula sobre algo orgánico, no electrónico. Por eso, en su día, acabé desestimando esta idea de que la vista se pueda trasladar a una focal concreta, pero veamos primero las teorías más habituales.

La teoría del angular

Empezando por lo más científico y fácil de demostrar, es bastante común argumentar que la focal más parecida a la del ojo humano en cuanto a ángulo de visión sería un angular alrededor de los 22 mm. Un experimento típico para comprobarlo consiste en extender los brazos en cruz sin dejar de mirar al frente, y comenzar a cerrar los brazos progresivamente mientras mueves los dedos. Al poco de empezar a cerrarlos, notarás que ya «ves» las manos y los dedos, lo cual implica una focal bastante corta.

Sin embargo, por más que sea innegable que podemos detectar cosas con bastante amplitud, también es obvio que la percepción de detalle no es la misma en esa periferia que allí donde dirigimos la mirada. Si yo hago una foto a unos 20mm, puede que la sensación de «entorno» tenga algún parecido con lo que veo, pero la parte central, el área donde ponemos la atención, en esa foto se verá reducida y distante. No muy parecido a lo que yo veo.

La teoría del 50 mm

La segunda teoría (y la más popular, porque viene a ser la elección recomendada en caso de duda) plantea que la visión humana equivale a 50 milímetros. Y para eso, se argumenta que 50 mm es lo más natural porque con esa focal, los objetos se aprecian con el mismo tamaño tanto a simple vista como a través del visor.

Pero esto no es exactamente así, ya que según la cámara, la distancia focal que igualará ambos tamaños será distinta. La confusión se debe a que, para especificar el tamaño del visor, los fabricantes necesitan establecer una referencia, el «1x«. Esa referencia se define, por convención, como aquel tamaño de visor tal que, con una óptica de 50 mm enfocada a infinito, permita mostrar las cosas con el mismo tamaño que se percibe a simple vista.

Por tanto, según la cámara, la magnificación del visor es distinta, y la distancia focal que iguala ambos tamaños suele estar más cerca de los 70 milímetros o más, que de los 50 (en todo caso, no es un valor universal, que era lo que buscábamos). Aquí una lista de algunas cámaras y factores.

En todo caso, con la focal que sea, el tema de la relación de tamaños solo lo percibirá quien hace la foto y en el momento de tomarla – en la foto final, se mantendrá el ángulo de visión, pero el tamaño dependerá de dónde visualices la foto y a qué distancia. Por tanto, la cuestión sería si el ángulo de visión que se obtiene igualando el tamaño es único, pero como comenté más arriba, no lo es, ya que varía según la magnificación. Y para el caso, estamos buscando una especie de focal universal invariable.

Superposición de los visores de distintas cámaras, obtenido de. Esto implica que la focal que alcanza la magnificación 1x es distinta en cada cámara. Fuente.

Por eso creo que puestos a subirnos al barco de los 50 mm, es mejor argumentarlo por el tema del ángulo de visión, que sí es común a cualquier cámara y queda plasmado en la imagen. Pero, ¿podemos justificar de algún modo que ese ángulo sea el más «natural«?

En alguna página como la clásica web «Cambridge in colour» afirman que sí y relacionan el ángulo de visión del 50 mm con el campo de visión que abarca la fóvea, que es la parte de la retina con mayor resolución, por así decirlo. Pero no he sabido encontrar ninguna evidencia médica al respecto, solo especulaciones. Sospecho que a la medicina no le interesan nuestras neuras fotográficas, y que estudian la vista con parámetros que tengan más lógica desde el punto de vista del organismo.

Yo desconfiaría de asociar la fóvea con una focal demasiado precisa, porque me extrañaría que todos tuviéramos el mismo campo de visión en esa parte de la retina, no ya solo entre distintos individuos sino incluso a lo largo de nuestra vida. Pero eso sí, obviamente estará más cerca de 50 mm que de 22 mm.

Ojo. Hay que ver.

La teoría de la diagonal

Esto lo menciono casi más por una cuestión histórica: otra teoría dice que la focal más natural es aquella que coincide con la diagonal del sensor. Por ejemplo, para un sensor full frame (de 24 x 36 mm), esa focal sería 43 mm. No está mal como referencia, y como focal «quedabien«, es estupenda, a medio camino entre 35 mm y 50 mm. Pero por lo demás, y pese a la justificacion geométrica, no deja de ser una elección arbitraria en cuanto a su relación con la vista humana.

¿Misión imposible?

La cosa es que, en su día, y dentro de toda esta paranoia de buscar equivalencia entre lo electrónico y lo orgánico, llegué a la conclusión (mi conclusión – cada cual puede tener la suya) de que era imposible encontrar una respuesta, porque nuestra forma de ver, como decía al principio, me parece que no encaja del todo en los conceptos de la fotografía.

Como mucho, me atrevería a decir que tenemos una zona bastante pequeña donde vemos detalle, y una zona periférica más amplia pero mucho menos detallada que envuelve esa visión. Quizá lo primero se corresponda con 50 mm, y lo segundo, con 22 mm. Pero, ¿cómo combinar ambas cosas? ¿Hacemos la media? De hecho, ¿tenemos siempre la misma focal? ¿No abrimos más la mirada en lugares desconocidos o peligrosos, y la cerramos en entornos más relajados e íntimos?

Mi conclusión, o al menos lo único importante

Creo que analizar la posible equivalencia entre una distancia focal y la visión humana es un interesante ejercicio de introspección fotográfica. Nos invita a un análisis que ayuda a entender mejor el impacto que tiene la distancia focal, sobre todo las más clásicas.

Pero que todo eso cristalice en un número concreto que podamos consensuar entre todos no solo me parece imposible, sino incluso poco útil a efectos prácticos. Es un gran tema de conversación porque apela a las percepciones y mirada de cada cual, que son distintas, e inevitablemente dará pie a debates y a la necesidad de encontrar argumentos que apuntalen nuestra elección.

Pero más allá de eso, para elegir una distancia focal creo que debemos pensar más en la mirada que en el órgano que mira. Y creo que a veces, nuestra mirada se verá reflejada en distancias focales que no parecen reflejar nuestro ángulo de visión. Por tanto, ¿podemos debatir sobre el Santo Grial de la distancia focal de la vista humana «natural«, «normal«, «estándar» o como se le quiera llamar? Sí, claro. Y, como dije antes, creo que el hecho de preguntárnoslo nos puede llevar a cuestionarnos otras cosas y entender mejor nuestra relación con la cámara. Pero aunque esa pregunta tuviera respuesta, no sería mucho más útil que fijarse en el dedo que señala la luna, y perdernos «toda la gloria celestial«.

Pero si tuviera que elegir una…

Sería muy cómodo comentar todo lo anterior, preguntar vuestra opinion y no «mojarme», así que he estado pensando, tratando de identificar la focal que a mí me resulte más parecida a cómo «veo».

Curiosamente, la cifra que os daré no la he obtenido solo a base de mirar por el visor (que también), sino mirando fotos ya hechas, tanto mías como de otros. Tengo la impresión de que las fotos que me conectan más con una escena son las que están hechas a 35 mm. Es decir, ese ángulo de visión parece ser el que me permite relacionarme más fácilmente con la escena, ubicarme mejor. Combina la sensación de contexto con la de enfocarse en algo, sin la «tensión» de los 28mm ni el «encajonamiento» de los 50mm.

Sobra decir que luego, en la práctica, habrá casos donde tendré la impresión de que necesito una focal algo más corta o algo más larga para captar mejor mi percepción. No es más que un compromiso, un intento de encontrar un equilibrio complicado. Mi equilibrio, en todo caso.

¿Y vosotros? ¿Hasta qué punto creéis que es realmente equiparable la visión humana y la distancia focal de un objetivo? Si os veis capaces de apostar por una, ¿cuál sería?

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Comments

  1. Yo también digo que no se puede equiparar porque nuestros ojos y un objetivo montado en una cámara ven «diferente». Se podría decir que el ángulo de visión es parecido a……., pero la percepción es muy distinta ya que el ojo humano tiene un ángulo de nitidez muy pequeño que se limita a la zona central de la mirada, muy central diría yo. Fuera de el, solo percibimos formas, movimientos, etc, pero con poca o ninguna definición según la distancia de la mirada.
    Por decir algo, sería un 35mm con filtro difusor suave con una zona central sin efecto.

    1. Author

      Gracias, Exile. No lo mencioné en la entrada, pero similar a lo que dices, me pasó también por la cabeza un objetivo de estos tipo lensbaby, descentrable, que sale enfocada solo una parte. Un saludo!

  2. Mucho mejor explicado en texto con gráficos que por el video de Youtube (también muy bien explicado), muchas gracias Carlos, un abrazo

    1. Author

      Gracias, Carlos Javier. Siendo yo realista, tampoco creo haber dado grandes explicaciones, porque es una cuestión ambigua, vaga… y supongo que es por eso que el debate nunca acaba, porque está demasiado abierto. Pero en fin, la intención más que nada es lanzar algunas ideas.

      Agradezco mucho que hayas visto tanto el vídeo como la entrada! Y el comentario amable. Un saludo.

  3. El ángulo de visión diagonal de un encuadre de proporción 3:2 que me resulta más parecido a lo que veo es 63º, que en cámaras con sensor o película de 36 mm. X 24 mm. se obtiene con un objetivo de 35 mm. de distancia focal.

  4. Hola, desde hace años he venido leyendo que la opción de 35 mm era la más generalizada. Saludos

  5. La focal 40mm de mi Ricoh GR es la focal con la que creo que mejor representa la visión «natural» del hombre.
    Toda la visión periferica que fisicamente te da el ojo (muy buen ejemplo lo de mover las manos lateralmente, calculo que pudiera representa el equivalente a un 15mm porque con mi adaptador de 20mm para mi GR de 28mm da menos ángulo que mis ojos) contiene información muy residual, sería como si la naturaleza nos hubiera dado una visión de ángulo mayor como medida de supervivencia ante los peligros que nos acechan en la naturaleza.
    Yo la lente en la que me siento como pez en el agua es 28mm en soporte de formato 2:3 y para formato 4: con el 35mm.

    1. Author

      Gracias, Luis. Alguien más menciono lo del 40mm, y me recuerda a una charla que tuvieron en Photolari con el fotógrafo David Airob, porque decía que un día se puso a mirar qué focal era la que más usaba (de un 24-105, me parece), y que era 41 mm, por lo cual, la focal con la que se identificaba más era esa.

      Aparte, me pasó por la cabeza mencionar también el tema de las relaciones de aspecto (1:1, 3:2, 5:4, 16:9…) como parte de este asunto, pero como tantas otras cosas que también se me ocurrieron, preferí dejarlo fuera para no terminar con una entrada demasiado larga. De hecho, creo que las proporciones son tema para otro día, porque es algo con entidad suficiente en sí mismo como para analizarlo por separado.

      Un saludo.

  6. El mayor problema es que lo que ve el ojo está controlado por el cerebro.
    La primera vez que un sacamos una foto de la luna, Si usamos un lente «normal»de 50 mm, se da cuenta lo chiquitita que es… pero nosotros la veíamos más grande.
    Y cuando sacamos un paisaje, si usamos un lente «normal»de 50 mm, nos damos cuenta que abarcamos menos cosa y, encima, las vemos más pequeñas.
    En el primer caso, el cerebro, concentró la atención sobre una pequeña zona dándonos una visión tipo teleobjetivo.
    En el segundo caso, el cerebro, da la orden al ojo de moverse rápidamente, lo que nos permite componer esa grandiosidad muy difícil de reproducir.
    Encima, la pupila, mediante un cierre y apertura automática, permite que TODO se vea como si la escena fuera iluminada en forma más suave.
    Pretender que esta capacidad del conjunto cerebro-ojo sea emulado implicaría un sistema HDR muy bueno, sumado a un lente que ponga en foco punto a punto.
    Por hoy, eso es imposible.

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.