05. La pesada imposición de la ligera nube

In Lightroom, Tecnología y reflexiones by Carlos A. Oliveras22 Comments

Sinceramente, no sé qué me echa más para atrás: todas las limitaciones del nuevo Lightroom CC que comenté en la entrada anterior, o la imposición de que todo lo que importes vaya de cabeza al servidor de Adobe. Esto me parece un trágala importante – una cosa es darte la opción de sincronizar fotos si te interesa, pero otra muy distinta es obligarte a que guardes todo tu archivo fotográfico en su nube. En esta entrada compartiré con vosotros los tres motivos por los que yo, personalmente, me resisto a ello.

Esta entrada forma parte de una serie en curso, para leerla desde el principio click aquí para ir a la introducción.


  Privacidad y riesgos innecesarios

Entiendo que con la vida moderna, hay que correr ciertos riesgos, pero no me hace gracia que, para poder usar un programa, me obliguen a tener todas mis fotografías en un servidor remoto, si a mí no me hace ninguna falta. Sobra decir que la ventaja de usar un programa como Lightroom es gestionar un archivo fotográfico completo, de ahí lo oneroso de no permitir excepciones. El robo masivo de datos no es habitual, pero ocurre, e incluso la propia Adobe lo sufrió hace unos años.



Combinad lo anterior con el hecho de que todas nuestas fotos habrán sido escudriñadas por la inteligencia artificial de Adobe Sensei (tampoco es posible negarse), que reconoce con bastante acierto qué aparece en la foto. Podréis deducir, por tanto, que para un hacker sería sencillísimo localizar las fotos más comprometidas o personales en un momento. Y quien dice un hacker, dice cualquier persona con acceso al servidor – ¿quién garantiza la ética de esos guardianes en un tema tan delicado como este? Porque estamos depositando en sus manos nuestra vida entera en imágenes: fotos profesionales, personales, familiares, íntimas, de documentos… incluso escaneos antiguos de la era pre-digital. Y, además, hablamos de un volumen de datos tremendo – no son cuatro álbumes de facebook o una conversación de whatsapp. Yo manifiesto mi saludable derecho a desconfiar, o como mínimo a pensármelo

Lo sé, lo sé: si nos ponemos así, no tendríamos ni móvil. Pero lo que quiero poner de relieve es la distinción entre riesgos cuya asunción nos comporte algún beneficio, y otros, como este, que no quiero asumir porque no me benefician y que, por tanto, solo pueden comportarme un perjuicio potencial.

De hecho, hablando de ser precavidos, esta era la opinión que manifestaba Hogarty en 2011 para explicar por qué no introdujeron el reconocimiento de rostros en Lightroom 4:

“Que un programa tenga la capacidad de recolectar información específica de personas despierta serias preocupaciones. El reto de implementar reconocimiento de rostros en Lightroom requiere controles de privacidad.” (Versión resumida de lo que cita la fuente)Tom Hogarty, Director de producto de Lightroom

Es curioso que le parezca preocupante que un programa reconozca rostros de nuestras fotos en nuestro ordenador, y en cambio, no vea preocupante que tengamos que transferirles nuestro archivo fotográfico íntegro y someterlo al reconocimiento de su inteligencia artificial (que me imagino que podrá reconocer cosas más comprometidas que un simple rostro).

Podría profundizar en otras consideraciones relacionadas, pero como que este punto es el que menos me preocupa de los tres, lo dejaré aquí. Solo quería poner de manifiesto que mis fotos son mis fotos, y me resulta incómoda la ligereza con que se nos plantea la entrega íntegra de nuestro archivo de imágenes pasado, presente y futuro.

   Coste de almacenamiento

La segunda pega que le veo al asunto es el coste extra que supone. Es lógico que haya que pagar un extra por el espacio de almacenamiento – el plan de fotografía solo incluye 20 GB, suficientes para experimentar, pero no para funcionar con ellos a menos, quizá, que solo tires en jpeg. Pero esto significa que los profesionales o aficionados avanzados que tengamos cientos de gigas (o varios teras) en archivos (raws, tiffs, vídeos…), vamos a terminar pagando tanto o más por el almacenamiento que por la aplicación en sí, lo cual no deja de chocar un poco. Con el añadido de que, conforme pase el tiempo, cabe esperar que nuestras necesidades de espacio no hagan sino aumentar, y con ello, el coste asociado. O sea, ahora que nos habíamos librado del “lastre” de pagar por carretes y revelados, nos van a volver a trasladar a esa era donde darle al disparador repercutía directamente en la cartera.

Si el tema de sincronizar todo con la nube te interesa, entonces genial, por supuesto. Aparte, a priori los precios no parecen malos (aunque faltaría ver qué tal rendimiento dan estos servidores). Pero para mí, no tendría sentido estar pagando un importe que preferiría ahorrarme, por una funcionalidad que no quiero tener. Es así de simple.

Precios por aplicación/almacenamiento

Ya que hablamos del tema, aprovecho para resumir las opciones disponibles en noviembre de 2017.

  • Plan Lightroom CC
    • 12,09 €/mes
    • Lightroom CC
    • 1 TB de espacio.
  • Plan de fotografía
    • 12,09 €/mes
    • Lightroom CC, Lightroom Classic, Photoshop CC
    • 20 GB
  • Plan de fotografía 1 TB
    • 24,19 €/mes
    • Lightroom CC, Lightroom Classic, Photoshop CC
    • 1 TB
  • Aplicación única
    • 24,19 €/mes
    • Una sola aplicación que tú elijas (p.e. solo Photoshop, solo Illustrator…)
    • 100 GB
  • Todas las aplicaciones
    • 60,49 €/mes
    • Todas las aplicaciones Creative Cloud
    • 100 GB

Además, se supone que habrá planes de alojamiento extra de 2 TB, 5 TB, 10 TB y 20 TB, pero no he encontrado detalles publicados a fecha de hoy para España. Si necesitáis más información, os recomiendo contactar con Adobe por teléfono en el 900 810 339 o vía twitter en @AdobeES (datos de contacto válidos para territorio español).

  Ancho de banda

Este es el tercero de mis “peros” a la nube. Aquí cada cual juzgará la eficacia del sistema según la conexión de que disponga; como que esto es mi opinión personal, me basaré también en mi caso. En este sentido, os diré que con mi ADSL de apenas 1Mb de subida, subir un raw estándar de mi Canon EOS 5D MkII supone en torno a 5 minutos y medio, y eso suponiendo que no use la conexión para nada más a la vez. Por una regla de 3 simple, salimos a  más de 9 horas por cada 100 fotos. Ya no quiero imaginarme con cámaras más modernas y con más megapíxeles.

Aparte de las horas (o días) que se me tardaría en subir una sesión de fotos, hay que tener en cuenta que Lightroom CC “secuestra” la conexión mientras transfiere los archivos – hoy por hoy, no incluye un ajuste de prioridad para el ancho de banda utilizado, con lo que intentar navegar, ver vídeos de youtube o usar redes sociales mientras se suben las fotos, se convierte en una auténtica agonía. Tres cuartos de lo mismo experimentarán familiares (o vecinos gorrones) que estén conectados al mismo router.

Es cierto que, una vez subidos los archivos, los requisitos no son tan exigentes para editar las fotos, pero para mí, es un sistema que te complica la vida más que facilitártela. Si vas a trabajar dentro de casa alternando entre escritorio, portátil, y algún dispositivo móvil, un disco duro de red me parece mejor opción. Y si quieres poder hacer lo mismo también fuera de casa, yo no confiaría en encontrar conexiones que me permitan importar fotos (quizá sí editarlas). Imagínate ir subiendo tus fotos mientras estás de viaje con la conexión del hotel, o querer enseñar una sesión de fotos a un cliente, y encontrarse a merced de la red wifi de un bar o del plan de datos de tu móvil. Creo que es un sistema que se ha diseñado para perfiles de usuario distintos de los que yo tengo en mente.

En definitiva: puede funcionar según el caso, pero yo no lo veo viable para casos como el mío (que creo que es el de mucha gente).

  Más argumentos discutibles

¿Por qué esta imposición? De nuevo, Julieanne Kost tiene argumento para justificarlo, y lo explica en uno de los vídeos de presentación del “nuevo” Lightroom CC. Se trata de una analogía que desprende el inconfundible aroma de la factoría Hogarty & Mangalick, a los que imagino observando a Julieanne con atención desde una esquina sombría de la estancia, mientras se grababa el vídeo:

“Hoy en día, lo más normal es encontrarme trabajando con archivos almacenados en la nube. Mi música está en la nube, mi calendario, mi correo electrónico, mi lista de cosas pendientes, todo está en la nube. Y nuestros clientes nos han pedido una solución basada en la nube para su trabajo fotográfico.” (fuente)Julieanne Kost, Adobe

Por supuesto, no niego que sería fabuloso tenerlo todo accesible desde todos los dispositivos. Pero seamos un poco más realistas: un archivo de música en mp3 ocupa pocos megas (y hasta puedes oírlo en streaming, a diferencia de una imagen, que no puedes consumir por partes). El email o listas de tareas son texto que ocupa unas pocas decenas de kilobytes. Y un evento de calendario puede reducirse a unos pocos bytes de información.

Un archivo raw, en cambio, te puede ocupar decenas de megabytes, y una sesión de fotos, varios gigas. Y ya no hablemos de vídeo. Claro, podrían decir que el “nuevo” Lightroom CC no está pensado para vídeo, y que te busques la vida por ahí. Pero sería un tanto incoherente, ya que fue el propio Hogarty quien, cuando ampliaron las funciones de vídeo en Lightroom 4, reivindicó la necesidad de un flujo de trabajo único para ambos formatos:

“Dado que muchas de las réflex digitales actuales graban tanto vídeo como imágenes, sin hacer distinción, es importante que no les pidamos a los fotógrafos que aprendan un nuevo flujo de trabajo (…) en el mundo actual de la imagen digital, se requiere un flujo de trabajo único tanto para las imágenes fijas como para los vídeos.” (fuente)Tom Hogarty, Director de producto de Lightroom

Si ya en aquel entonces (2012) yo estaba de acuerdo con este planteamiento, hoy en día mucho más, pues la grabación de vídeo en alta calidad ha llegado incluso a los teléfonos móviles, y para mí es muy, muy práctico poder organizar con Lightroom no solo mis fotos sino también mis vídeos. Para mí, forman un continuo y no quiero tenerlos que catalogar por separado. Pero, ¿qué pasa ahora con esa filosofía? Es difícil de mantener con el “nuevoLightroom. ¿No habrán juzgado un tanto la ligera lo que supone sincronizar tanta información?

Pero, por otro lado, y volviendo a la cita previa de Julieanne Kost, ¿los clientes de Lightroom “han pedido una solución basada en la nube”? ¿Seguro? ¿No serán, por casualidad, los mismos clientes frustrados por la increíble complicación del programa, de los que ya hablamos en esta entrada previa? Disculpad la ironía, pero es que parece que hablen de otra realidad.

Los clientes, hasta donde yo sé, están pidiendo un Lightroom más ágil, una interfaz moderna, una gestión de ajustes por capas, una mayor eficiencia en los ajustes locales, un mejor tratamiento de los archivos X-trans (sensor de Fuji), un módulo fotolibro que no esté “capado”, y muchas otras cosas. Yo solo doy mi opinión personal, a lo mejor muy equivocada, pero veo poco probable que un Lightroom casi al 0% de funcionalidad y al 100% en la nube esté entre las cosas que reclama la gente, con la excepción de esos misteriosos clientes. Opino que, como los demás argumentos, son coartadas para justificar un plan ya trazado de antemano, quizá por anhelos futuristas, por fetiches tecnófilos o por razones que a mí se me escapan.

   El caso de Photoshop

Hay un caso particular de este “tómalo o déjalo” de la nube que merece cierta atención: los archivos de Photoshop. A poco que edites algo y le metas 4 capas, acabas con un archivo de cientos de megas, sino de un giga o más. Pero el problema no es solo sincronizar eso, sino que cada vez que re-edites el original, aunque sea para cambiar un detalle ínfimo, no bastará con enviar los metadatos: se volverá a guardar el archivo entero y, por tanto, habrá que volver a sincronizarlo íntegramente. Y eso, con la mayoría de conexiones, es incompatible con un trabajo mínimamente ágil.

Hasta ahora, el circuito Lightroom-Photoshop-Lightroom era una opción muy interesante del flujo de trabajo con Lightroom, pero con el “nuevoLightroom CC, creo que habrá que moderar mucho el uso de Photoshop, o directamente, evitarlo, incluso aunque tengas una conexión a Internet muy buena. De hecho, el nuevo Lightroom CC tiene ciertas limitaciones en la forma de trabajar con archivos editados en Photoshop – si tienes un TIFF con capas y le aplicas cualquier ajuste (desde LR CC), ya no puedes re-abrir el original en Photoshop. La única opción a partir de ahí es abrir en Photoshop una versión acoplada con los ajustes de Lightroom ya aplicados. ¡Pues menudo avance!



No descarto del todo que, en un futuro, Lightroom CC avance hasta hacer mucho más prescindible Photoshop. E incluso que puedan crear algún formato especial que permita guardar los TIFFs/PSDs en un formato incremental (añadir una “mochila” al original), para sincronizar solo esos incrementos. Pero lo dudo, más que nada porque no se están orientando a un usuario con esas necesidades.

En mi caso personal, que uso bastante Photoshop, esto ya es el remate. Y eso que, al final, suelo borrar los archivos TIFF o PSD… pero mientras tengo ediciones a medias, necesito tener acceso a esos archivos por capas en mi catálogo, junto a las fotos originales, igual que necesito acceder a los raw, porque al final, todo forma parte de lo mismo.


Sin embargo, Hogarty, Mangalick y Kost dan respuesta a todo lo anterior en los mismos vídeos que he ido citando. Lo que vienen a decir es que, si tienes esas necesidades, significa que tu flujo de trabajo es “desktop centric” (basado en carpetas y archivos). Y que lo que necesitas es Lightroom Classic CC.

Esto, en parte, es verdad – nadie te obliga a usar el nuevo Lightroom CC. Pero por otro lado, y cómo explicaré en la siguiente entrada, me temo que recomendarte Lightroom Classic CC es el equivalente adobita de mandarte a Siberia.

AnteriorSiguiente


Etiquetas: , , , , , , ,

Comments

  1. Sea cual sea tu flujo de trabajo, si usas productos de Adobe para tu fotografía lo que haces es computerizar tus fotos, informatizarlas para poder disponer de ellas, la nube es el lugar en el que resulta más fácil alojar esos datos para disponer de tus imágenes digitales.
    Veo el nuevo lightroom como un paso atrás para coger carrera. 😎

    1. Author

      Pep: Sí, eso es lo que quieren, parece ser. Y seguramente sea algo que esté en el futuro a gran escala (más internet, más almacenamiento remoto, incluso quizá proceso remoto. Aunque nunca se sabe, las profecías tecnológicas a veces se cumplen y otras veces patinan, por error o porque surge otra cosa inesperada. Pero siguiendo la metáfora del paso atrás, que me parece bastante acertada, creo que estos han empezado a saltar cuando aún estaban cogiendo carrerilla. En fin, qué le haremos… Saludos y gracias por leerlo y comentar.

  2. Estoy bastante de acuerdo contigo Carlos. Especialmente en la posición escéptica. Puedo entender que l@s clientes hayan pedido una alternativa en la nube … pero alternativa, no obligación. Hay mucha gente que trabaja en su estudio y no necesita soluciones de movilidad, sino de almacenamiento, backup, … u optimización del programa, si me aprietas (que también es importante). La posibilidad de sincronizar en la nube (ojo, dije “posibilidad”, no obligación) está bien para colecciones de archivos con poco peso… pero yo sé lo que es quedarte sin datos y sin wifi cuando estás de viaje, en tránsito, con tu ordenador y tiempo para trabajar … en esos casos, un disco de 1Tb con USB 3.0 es una alternativa muy eficaz a un almacenamiento sincronizado en la nube … ya haré el backup (incluso en la nube si me parece útil) después, cuando tenga conexión wifi … pero después, no mientras necesite trabajar … 😉
    Como se encanten, yo creo que todo estos cambios también pueden servir para que Bridge y Photoshop recuperen público. De hecho, me gusta mucho el flujo de trabajo LR+PS … pero si tengo que elegir, me resulta más prescindible LR que PS.
    Veremos cómo evoluciona el tema … un abrazo amiguete!

    1. Author

      Miguel Ángel: Oh, un personaje ilustre en mi blog! Gracias mil… Tal como dices, ahí radica para mí la mitad al menos del problema, la imposición y la película de que o trabajas en local, o trabajas en la nube.
      Aunque no lo han dicho abiertamente, yo también tengo la sospecha de que, si su nuevo invento les va bien, la próxima sugerencia ya no será pasarse al Classic, sino a Bridge + ACR + PS. Pero bueno, veremos.
      Gracias de nuevo por tu atención y comentario! Saludos.

  3. Antes de terminar saltando a C1 (cuando anunciaron estas ultimas versiones), estuve dandole muchas vueltas al tema de usar bridge, mas que con la ultima actualizacion incluso pusieron hojas de contacto… y me parece mucho mas rapido, pero bue… pienso muy parecido a vos, eso es el futuro, pero de momento las conexiones a internet (por lo menos en argentina) no dan para eso, quizas si las domesticas, pero las moviles, y publicas, no… De hecho en estos dias, me encuentro editando un poco en la notebook y otro tanto en mi pc y lo mejor que encontre para esto, es meter el catalogo en un disco externo, ya que el internet del trabajo es pauperrimo, si seria comodo lo que plantean, pero no aca todavia….

    1. Author

      Ezequiel: Claro, no todo el mundo tiene fibra de tropecientos megas. La solución del disco duro tiene su engorro, pero funciona, que al final es lo importante. ¡Gracias por comentar y slaudos!

  4. El hecho de desplazar el trabajo a la nube no es una funcionalidad que se ofrece a los usuarios es símplemente una estrategia para controlar todo el proceso.
    Desde ‘ver’ las fotos delos usuarios, ver y analizar sus modos y flujos de trabajo, controlar mejor el uso de las licencias, etc.
    Estoy convencido de que su ideal de vida es que tanto LR como PS se ejecuten en sus servidores y utilicemos nuestros ordenadores únicamente como periféricos de Entrada/Salida.
    Por suerte para nosotros y desgracia para ellos, las redes todavía no prmiten esto pero con el tiempo ya veremos.
    Esto no es algo exclusivo de Adobe es el ideal de todo fabricante de software. ¿Que es eso de que un usuario ejecute nuestro software en sus ordenadores? De eso nada, que lo ejecute en los nuestros y así sabemos y controlamos todo.
    Cuando digo ‘nuestro software’ no es baladí. Cuando compramos una licencia, no compramos el software, que sigue siendo del fabricante, sino únicamente una licencia de uso.
    En definitiva, se trata de vendernos servicios en lugar de licencias y mucho menos productos. De esta manera se pueden garantizar mejor sus lentejas puesto que se generan más dependencias de un servicio que de un producto.
    Puedes cambiar de móvil de una marca por el de otra, pero cambiar de correo electrónico. so ya es otro cantar.
    Puedes cambiar de Photoshop a otra aplicación (probad Photo Affinity), pero si has picado en la nube de Adobe, ese cambio será con toda seguridad mucho más traumático.

    1. Author

      Mario: Gracias por tu opinión. A mediados de los 90 (siglo pasado) recuerdo que ya había expertos que pronosticaban que, que en poco tiempo, los ordenadores domésticos solo serían terminales. Tanto el almacenamiento como la capacidad de remoto estaría centralizada en superordenadores.
      Como de costumbre, es un vaticinio que no se ha cumplido tan rápido, pero quizá acabe llegando, y desde luego parece que en esa dirección van por aquí. Lástima que por ahora los inconvenientes sean tan grandes, al menos para un sector de usuarios en el que me incluyo. Saludos.

  5. El tema es que la página de adobe es confusa. Ya que ofrece el nuevo LR CC sin mencionar el LR Clasico (antiguo?). Sólo este se muestra cuando va al plan de compra. Coincido que las imposiciones no conducen a buen puerto y van al fracaso…Ni por un momento he pensado llevar mis fotos a la nube….
    Saludos, y gracias por tu dedicación y tiempo a informar. Ya que debo actualizar mi plan de pago y sé por donde debo seguir.

    1. Author

      Isidoro: Me has hecho notar una cosa que había pasado por alto, voy a editar una entrada que acabo de publicar para incluirla. Es el tema de cómo en la página de Adobe, toda la atención es para el nuevo Lightroom CC. Es verdad, no se aprecia “dualidad”, sino una aplicación destacada y la otra, escondidita en un rincón al final… Gracias por comentar, saludos.

  6. Muy de acuerdo con la entrada. Yo que soy un usuario poco “heavy”, además de los motivos que expresas (privacidad, división características y ancho de banda) me parece que hay otro problema. El año pasado compré el LR y no tengo intención de comprar otra versión este año (por precio sobre todo, pero también por mejoras destacables), al precio de algo más de 100€ actual si cambias cada dos o tres años, te sale a menos de 60/40€ anuales. Con el plan CC de solo LR serían 300/450 aproximadamente, la diferencia es abismal para no pros.
    Su jugada se entiende bien, se garantizan más ingresos y se dificulta el uso de aplicaciones pirateadas. Quizás prefieran seguir el camino de pocos usuarios pero que paguen bien, en vez del menos es más que en otros ámbitos como las apps móviles de iOS se ha demostrado que funciona: bajarlo de precio y vender como churros, con la opción nube para pros, pero con el mismo producto para usuarios de bajo perfil.
    En fin, ojalá nos equivoquemos en el pronóstico de desaparición del LR “clásico”, pero…

    1. Author

      Isolmac: Gracias por comentar. Aunque yo considero que el precio de la suscripción es razonable para LR + PS, es verdad que para quien solo quiera LR, el paso a suscripción le sale algo más caro (comparado con las licencias permanentes). Podría ser que próximamente, si ven que existe este rechazo, añadan una opción que aunque también sea de suscripción, salga más barata e incluya solo Lightroom Classic. Pero ahora mismo está por ver… Saludos.

  7. que pasa si no pago más la cuota mensual? se apoderan de mi trabajo? gracias a Uds. conocí Capture one y me enamoré, chau adobr

    1. Author

      Alfonso: Desafortunadamente, es que parece que es lo que quieren, que vayamos haciendo sitio para otro tipo de usuarios. Pero no se librarán de mí tan fácilmente (de momento) xD
      Gracias por comentar.

  8. Bueno, casi no puedo contradecirte ni una coma, estoy absolutamente de acuerdo. Actualmente trabajo con Lightroom 6.3, pero también dispongo de Capture One 1, una alternativa que cada vez me tienta mas. Si no me obligan ha dejar de trabajar de la manera que lo hago actualmente, mi principal opción, de momento, es Lightroom, pero si me aprietan hay alternativas que contemplaré sin ninguna duda.

    Aunque realmente creo que el sr. Adobe no es tonto, y que está promocionando su producto en la nube para conseguir otro tipo de público / usuario, ¿eso quiere decir que va ha dejar a sus incondicionales de desktop?, no lo creo, habrá que esperar un tiempo para saberlo. De todos modos, dixit, hay alternativas.

    Saludos.

    1. Author

      Moncat: Es una pregunta interesante, la de si va a dejar a sus usuarios de desktop. Yo inicialmente daba por hecho que no, ya que si uno tiene una empresa, ¿por qué renunciar a una parte de su negocio? Pero visto lo visto, soy de la opinión de que sí, están dispuestos no solo a renunciar a quien quiera trabajar con disco duro, sino incluso a los fotógrafos profesionales y aficionados avanzados. Les interesa otro público, con otro perfil – a lo mejor a mí me parece un disparate, pero luego resulta que les da más beneficio. Yo es que no entiendo muchas cosas, así que me limito a mostrar mi extrañeza, y a verlas venir, porque supongo que los siguientes meses iremos despejando incógnitas… Gracias por comentar, un saludo.

  9. Carlos, ante todo gracias por esta serie sobre Lightroom y por todo este sitio imprescindible.

    Soy usuario de Lightroom “clásico” desde mucho antes de que se llamara así, y del Plan de Fotografía casi desde que salió el nuevo sistema de suscripción. El nuevo Lightroom CC no me aporta nada, el uso que le doy en la nube ya lo tenía anteriormente. Pero hay un par de cosas que no termino de entender (puede que se haya explicado y yo no lo vea):

    1. Las colecciones que sincronizo en la nube desde LR Classic las veo y puedo editar desde cualquier LR: móvil, web o LR CC. Por el peso que ocupan en mi cuenta de Adobe no creo que sean los RAW originales ni las previsualizaciones inteligentes. ¿Qué estoy subiendo en realidad? En esto seguro que estoy torpe, pero no me aclaro.

    2. Esta segunda cuestión creo que es de más importancia pero no la he visto planteada en los comentarios al nuevo sistema. Conozco gente que tiene bastante espacio de pago en la nube (no es mi caso), ya sea con Dropbox o cualquiera de esos servicios. Para mí sería lógico utilizar ese espacio como copia de seguridad de los archivos RAW (mucho más de 1 TB), y creo que el nuevo LR CC tendría más atractivo si pudiera referenciarse a esa otra nube, no limitarse al espacio de 1TB como máximo que ofrece Adobe. Es decir, si fuera un privilegiado con todos mis RAWs en una cuenta Dropbox de pago no me gustaría tener que volver a pagar por otro espacio en la nube de Adobe para lo mismo.

    Gracias de nuevo.
    Saludos

    1. Author

      Jose Manuel: Gracias a ti por leer esto y por aportar también la opinión.

      Sobre lo que comentas:

      1) Lightroom Classic, en el caso de los archivos raw, sincroniza vistas previas inteligentes, o más concretamente, creo que son “proxies” (versiones reducidas a 2048px de lado largo) de dichas vistas previas inteligentes. Ahora bien, lo que ya no tengo tan claro es si estas vistas previas consumen el mismo espacio de almacenamiento del “nuevo” Lightroom CC, o bien no cuentan.

      Además, hay un espacio adicional de archivos “Creative Cloud” que existe tengas o no Lightroom, por ejemplo pueden ser archivos en librerías de Photoshop, que no sé exactamente cómo computan en todo esto.

      En el foro de Adobe vi hace días un debate sobre este tema (cómo se cuenta lo que sincronice el Classic), y no me quedó claro porque había varias interpretaciones. A decir verdad, tampoco es que me preocupe mucho, porque en caso de sincronizar algo de LR Classic, no necesito tantísimo espacio, y no voy a contratar ningún plan, así que por mí que lo cuenten como quieran.

      2) La respuesta a la segunda pregunta es más simple – la filosofía es la misma de por qué normalmente no te dejan sentarte en un restaurante llevando tu comida. Ellos quieren ganar dinero con esto, no han montado todo este chiringuito para que luego la pasta se la lleve Dropbox o un tercero de rebote, o compita con ellos en precios. Incluso cuando hicieron el módulo fotolibro, fíjate que lo “caparon” para que solo se pudiera mandar a imprimir a Blurb, en virtud de un acuerdo económico que establecieron con ellos.

      En el caso del fotolibro, esta limitación sí que la veo con malos ojos porque me pareció un afán de lucro que entró en conflicto con la funcionalidad de este módulo, que al final ha quedado muy mermado.

      En el caso de sincronizar archivos, en cambio, también quiero ser sincero y reconocer que, aparte del afán económico, posiblemente haya razones técnicas para restringir el almacenamiento a su “nube”. Mantener la sincronización funcionando bien es complejo porque implica que los servidores mantengan un cierto nivel de rendimiento, que se hagan unas copias de seguridad, que se garantice la privacidad, que su “Adobe Sensei” pueda escudriñar las fotos libremente, etc. En resumen, es un montaje que tiene que desarrollarse en un entorno 100% Adobe. Podrían externalizarlo, pero no ganan nada más que complicaciones y encima el dinero se lo lleva otro, así que normal que no les interese.
      Eso no quita para que pudiera ofrecerse como opción una especie de mezcla entre colección y servicio de plublicación que permitiese sincronizar vía Dropbox, OneDrive, GoogleDrive o lo que sea. Pero claro, en el nuevo Lightroom es tan limitado que cuesta pensar que le añadan mucha cosa. Y en el viejo… es el viejo, ahí no van a perder mucho tiempo. A lo mejor alguien podría desarrollar un plugin o algo así, no sabría decir.

      De todos modos, si es por tener más espacio, recuerda que (según dicen) hay planes de 1, 2, 5, 10 y 20 terabytes, no estás limitado a uno solo, pero claro, más capacidad, más coste.

      Gracias por tu interés y saludos.

Leave a Comment