Portátiles para fotografía: Planteamiento e ideas para una elección informada

In Tecnología y reflexiones by Carlos A. Oliveras63 Comments

¿Qué deberíamos buscar en un portátil para uso fotográfico? En esta entrada repasaré todo aquello en lo que deberíamos fijarnos al valorar la compra de un portátil, y daré algunas recomendaciones al respecto desde el punto de vista de la fotografía digital.



Introducción y objetivo de esta entrada

Antes de empezar me gustaría dejar claras algunas cosas. De entrada, aunque intentaré exponer el tema de forma estructurada y con tanto rigor como pueda, esto no es una guía de compra en sentido estricto, ni yo soy un experto en este tema en particular. Aquí solo pretendo plasmar las ideas y conocimientos que acumulé durante los meses pasados, mientras investigaba para comprarme un portátil (cosa que finalmente hice unas semanas atrás). Acabé dándome cuenta de que hay más factores a considerar de los que pensaba, cosas en las que quizá no caes al principio y que recopilaré aquí de buena fe, con la esperanza de que le ahorren trabajo o sorpresas a otras personas que se vean en esta situación.



Igualmente, debo hacer constar que he escrito esto durante el primer trimestre de 2016, de modo que aunque espero que esta información será útil durante bastante tiempo, lo cierto es que conforme pasen los meses, muchas de mis recomendaciones o consideraciones irán quedando obsoletas o poco ajustadas a la realidad tecnológica del momento. Y en caso de producirse una epidemia zombi (ojalá), sobra decir que todo esto no servirá de nada.

Portátiles a tutiplén. Pa volverse loco, vamos.

Portátiles a tutiplén. Pa volverse loco, vamos.

Por último, repetiré más veces a lo largo de este texto que todo es relativo: la relación entre la potencia del ordenador, su precio y nuestras expectativas o exigencias conforman un trío de posibilidades que admite muchas combinaciones válidas. Si nos lo tomamos al pie de la letra, la gran mayoría de ordenadores que hay en el mercado son aptos para darles un uso fotográfico – cumplen los requisitos mínimos y tienen una pantalla que con defectos o virtudes, nos mostrará lo que hacemos. Así que servir, servirían, y a partir de ahí, ya es cuestión de ponerse más o menos exquisito. Pero claro, ¿cuánto mejor es un ordenador con pantalla Full HD que uno con pantalla HD? ¿O un i7 que un i5, o uno con 8 GB que uno con 4 GB? ¿El doble? ¿El triple? ¿Un 20 % más? La verdad es que no hay una forma objetiva y universal de puntuar lo bueno que es un ordenador para tareas fotográficas, porque habría que definir un test estándar y unos criterios de rendimiento. Incluso creo que habría que definir qué son exactamente “tareas fotográficas”, porque eso abarca desde el que solo usa Lightroom, hasta el que crea composiciones complejas con Photoshop. Y finalmente, asignar un precio “justo” a cada nivel de rendimiento.

Imagen de paleta capas muy larga

Clic en la imagen para ampliar y ver en toda su longitud la paleta capas de un documento de 18 MP bien cargadito. Una persona puede estar haciendo algo así, y otra limitarse solo a revelar con LR y poco más. Lógicamente, sus necesidades y definición de “suficiente” serán distintas.

Dicho de otro modo, si yo probase un portátil de 600 € y luego uno de 900 €, seguramente podría decir que el segundo es mejor que el primero, pero no “cuánto” mejor, ni si esa mejora extra vale (o no) los 300 € de diferencia. Así que tomad todo lo que viene a continuación como sugerencias o ideas, como piezas de un puzzle que luego cada cual montará a su manera.

¿Mac o PC?

Cuando uno se quiere comprar un portátil (o, en general, un ordenador), es posible que se plantee estas dos posibilidades. Afortunadamente, el dilema ventanas/manzanas es una distinción que no tiene tanta relevancia como la tuvo en el pasado, ya que tanto en hardware como en software (componentes y programas disponibles), estas dos plataformas son más similares hoy que hace un par de décadas. Eso sí, los sistemas operativos son distintos, así que creo que la elección fundamental en este aspecto, más que entre Mac o PC como hardware, es entre MacOS o Windows como sistema operativo. Se podría hablar más del tema, e incluso hacer extensivo el estudio a distribuciones Linux, pero esto se volvería interminable y rápidamente entraríamos en las infantiles y aburridísimas guerras de sistemas operativos, que a mí me provocan ataques fulminantes de narcolepsia.

Solo son herramientas: tienen sus pros y sus contras, pero ninguna hace magia.

Los sistemas operativos solo son herramientas. Que no es poco, así que no sé por qué he dicho esto. Ignoradlo.

En este análisis solo consideraré sistemas Windows por dos motivos. Por un lado, es el sistema que yo personalmente prefiero y por tanto mejor conozco, y más desde la salida de Windows 10. Pero sobre todo, en el caso de mac, la confusión por la multiplicidad de modelos y características es mucho menor, dado que para bien y para mal, solo hay un fabricante. En este caso, creo que para bien, pues para un usuario de mac no es tan necesaria una entrada de este tipo al tener la oferta mucho más acotada. En esta página de Apple podéis comparar las distintas opciones, y si os quedan dudas, en cualquier tienda Apple, si es que tenéis alguna cerca, os recibirán con los brazos abiertos.

¿Realmente necesitamos un portátil “para fotografía”?

No. Realmente solo necesitamos oxígeno y una serie de nutrientes básicos para sobrevivir. Pero puestos a comprarse un portátil pensando en darle un uso fotográfico (o sea, para organizar y editar fotos, no para usar la infecta cámara web), sugiero que antes de nada, cada cual ponga en cuestión la necesidad específica de un portátil para fotografía. Digo esto porque quien quiera hacer un trabajo profesional o de aficionado serio con fotografía y retoque digital obtendrá mejores resultados -o como mínimo mayor comodidad de uso- con un equipo de escritorio dotado de uno o dos monitores de tamaño y calidad adecuados, y con acceso a capacidad de almacenamiento suficiente para manejar un gran volumen de imágenes y sus respectivas copias de seguridad, además de tener sitio para colocar sin problemas la tableta gráfica o/y el ratón y un teclado mecánico en condiciones. Por tanto, a lo mejor lo que necesitamos es un equipo de escritorio: no digo esto para desincentivar la compra de un portátil, sino para asegurarme de que hayamos valorado previamente qué tipo de equipo necesitamos realmente.

Pese a lo que dije antes, yo tampoco descartaría comprar uno con buena cámara web. Se le pone una buena correa al portátil, y hala, ¡a hacer fotos! xD

Cámara web. Va en el portátil, pero no, no es lo que buscamos al decir “portátil para fotografía”.

Dicho esto, es perfectamente posible, desde luego, que alguien realice sin problemas tareas de edición complejas con un portátil y que complete todo el flujo de trabajo de foto digital con una máquina de este tipo, sea por que se ve obligado a ello por las circunstancias de su trabajo, porque en su caso las ventajas de hacerlo así superan los inconvenientes o, simplemente, porque le da la gana. Además, es posible trabajar con un portátil y, cuando haga falta, ponerlo en una mesa en casa y conectarlo a un monitor más grande, disco duro externo, teclado estándar, etc. Por tanto, una cosa tampoco implica renunciar a la otra.

No siempre hay que elegir - hay fórmulas que permiten "convertir" temporalmente el portátil en un equipo de escritorio. No siempre hay que elegir - hay fórmulas que permiten "convertir" temporalmente el portátil en un equipo de escritorio.

No siempre hay que elegir – hay fórmulas que permiten “convertir” temporalmente el portátil en un equipo de escritorio.

Por otro lado, mucha gente ya tiene, de hecho, un equipo de escritorio en el que realiza las tareas de edición y color más críticas, y se plantea la compra de un portátil como herramienta auxiliar, para aquellas situaciones en las que necesita un ordenador pero no tiene acceso a su equipo principal por estar fuera de casa. Quizá tenga que ir preparando una selección de fotos, necesite mostrar su trabajo a otras personas o quiera disparar en tethering (con la cámara conectada al ordenador) en un estudio al que no pueda llevar su equipo principal. Para esa clase de tareas, no sirve cualquier birria de portátil, pero tampoco creo que haga falta un equipo súper-específico para fotografía: puede bastar con algo que sea razonablemente potente, capaz de realizar tareas generales y de mover Lightroom y Photoshop sin pasar demasiados apuros.

En definitiva, vale la pena preguntarse hasta qué punto necesitamos un portátil que tenga prestaciones específicas para trabajar con imágenes a un nivel alto, o simplemente nos basta con un buen equipo portátil de uso general: esta reflexión previa podría ahorrarnos dinero y hacer más flexible nuestra búsqueda, ya que como veremos más adelante, encontrar equipos especialmente aptos para la edición fotográfica puede complicarnos más la existencia (y el presupuesto) que buscar un equipo de uso general.

Planteamiento del asunto y requisitos mínimos: ¿Qué presupuesto marcarse?

Partimos de la base de que la mayoría de tiendas están bastante vigiladas y que nosotros somos personas honradas o que, como mínimo, lo fingimos bastante bien. Por tanto, esto nos va a costar dinerito y deberíamos plantearnos cuánto queremos gastarnos: al final, se trata de fijarse un presupuesto y elegir qué modelo distribuye mejor esa inversión entre sus componentes (lo cual dependerá también de nuestras necesidades y preferencias particulares). Pero… ¿en qué cifra habría que fijar ese presupuesto? Pues, exactamente, en 673’38 €. Por supuesto, estoy de coña: como ya apunté más arriba, esta pregunta no tiene una respuesta única para todo el mundo, pues una cosa es cumplir los requisitos mínimos y otra distinta es mover los programas con soltura. Así que veamos antes de nada esos requisitos mínimos para Photoshop CC 2015 y Lightroom CC según Adobe en la época actual (primer trimestre de 2016). Clic para desplegar las listas.

Windows

  • Procesador Intel® Core 2 o AMD Athlon® 64 (2 GHz o más rápido).
  • Microsoft Windows 7 con Service Pack 1, Windows 8.1 o Windows 10
  • 2 GB de RAM (se recomiendan 8 GB).
  • 2 GB de espacio disponible en el disco duro para la instalación de 32 bits; 2,1 GB de espacio disponible en el disco duro para la instalación de 64 bits; se necesita espacio libre adicional durante la instalación (no se puede instalar en dispositivos de almacenamiento extraíbles con memoria flash).
  • Pantalla de 1024 x 768 (se recomienda 1280 x 800) con color de 16 bits y 512 MB de VRAM (se recomienda 1 GB)*.
  • Sistema compatible con OpenGL 2.0.
  • Es preciso disponer de conexión a Internet y estar registrado para poder activar el software, validar las suscripciones y acceder a los servicios en línea.

Mac OS

  • Procesador Intel multinúcleo con compatibilidad de 64 bits.
  • Mac OS X v10.9, v10.10 (64 bits) o v10.11 (64 bits)
  • 2 GB de RAM (se recomiendan 8 GB).
  • 2 GB de espacio disponible en el disco duro para la instalación; se necesita espacio libre adicional durante la instalación (no se puede instalar en un volumen que utilice un sistema de archivos que distinga entre mayúsculas y minúsculas, ni en dispositivos de almacenamiento extraíbles con memoria flash).
  • Pantalla de 1024 x 768 (se recomienda 1280 x 800) con color de 16 bits y 512 MB de VRAM (se recomienda 1 GB)*.
  • Sistema compatible con OpenGL 2.0.
  • Es preciso disponer de conexión a Internet y estar registrado para activar el software, validar las suscripciones y acceder a los servicios en línea.

* Las funciones 3D se desactivarán con menos de 512 MB.

*** Espacio de diseño (previsualización) puede tener otros requisitos del sistema además de los de la lista anterior. Consulte Ayuda del Espacio de diseño (previsualización) para obtener más información.

Windows

  • Procesador Intel® o AMD compatible con 64 bits*
  • Windows 7 con Service Pack 1, Windows 8, Windows 8.1 o Windows 10
  • 2 GB de RAM (se recomiendan 8 GB)
  • Resolución de 1024 × 768
  • 1 GB de RAM de vídeo (VRAM). Se recomiendan 2 GB de VRAM para monitores grandes de alta resolución, como monitores con resolución de 4K y 5K.
  • 2 GB de espacio disponible en el disco duro
  • Unidad de DVD-ROM necesaria si compra la versión en caja de Adobe® Photoshop® Lightroom® (venta al por menor).
  • Adaptador de vídeo compatible con OpenGL 3.3 y DirectX 10 para funciones relacionadas con la GPU
  • Se requiere disponer de una conexión a Internet y registrarse para la activación del software y la validación de los abonos obligatorias, y para el acceso a los servicios online.

Mac

  • Procesador Intel multinúcleo con compatibilidad de 64 bits*
  • Mac OS X 10.8, 10.9 o 10.10. Lightroom CC 2015.2/Lightroom 6.2 solo es compatible con Mac OS X 10.9 y posteriores.
  • 2 GB de RAM (se recomiendan 8 GB)
  • Resolución de 1024 × 768
  • 1 GB de RAM de vídeo (VRAM). Se recomiendan 2 GB de VRAM para monitores grandes de alta resolución, como monitores con resolución de 4K y 5K.
  • 2 GB de espacio disponible en el disco duro (no se puede instalar en un volumen que utilice un sistema de archivos con distinción entre mayúsculas y minúsculas, ni en dispositivos de almacenamiento extraíbles basados en memoria flash).
  • Unidad de DVD-ROM necesaria si compra la versión en caja de Adobe® Photoshop® Lightroom® (venta al por menor).
  • Adaptador de vídeo compatible con OpenGL 3.3 para funciones relacionadas con la GPU
  • Se requiere disponer de una conexión a Internet y registrarse para la activación del software y la validación de los abonos obligatorias, y para el acceso a los servicios online.

* Se recomienda utilizar un procesador de doble núcleo para las funciones de vídeo con formato HD o AVCHD.

Palabra de Adobe, amén. Si comparamos esto con los precios de portátiles en amazon, podríamos llegar a la conclusión de que un ordenador de 385 € como este es suficiente:

Incorpora un Intel i3 4005U, de 64 bits, 4 GB de RAM que superan los 2 GB mínimos, y un disco duro con más espacio del necesario. En principio, esto sería una buena noticia, pues significa que podríamos gastar el dinero que nos sobre en mujeres y vino. Sin embargo, si hacéis clic en el enlace de la imagen anterior, bajáis por la página y leéis las opiniones de los clientes, veréis que se habla de usarlo para navegar, ver correo y alguna peli. Yo me imagino que Photoshop debe de poderse abrir, pero me temo que ha de ir justito, y si lo abrís a la vez que Lightroom y trabajáis con archivos raw, no creo que se maneje con demasiada soltura. Vamos, que se calentaría tanto, que más que apagarlo, habría que parapetarse detrás de un sofá y llamar a los artificieros para que le practiquen una detonación controlada y acaben con el sufrimiento de sus ventiladores.

Siendo realista y haciendo un esfuerzo simplificador, creo que podrían establecerse 4 grandes grupos de precios:

Por debajo de 600 €: Posiblemente Photoshop y Lightroom funcionarán, pero tened presente que, como dije más arriba, los portátiles más baratos no han sido diseñados para tareas multimedia. Son aptos para un perfil de usuario que realice tareas poco exigentes y con un presupuesto muy justo.

De 600 € a 900 €
A medida que subamos de los 600 €, y especialmente a partir de 700 €, empezaremos a encontrar una gama media decente para tareas multimedia: equipos con procesadores  i5/i7 y 8 gigas de RAM, si bien en este rango de precios habrá más pantallas HD que FullHD. Un perfil de usuario medio quedará satisfecho con modelos de esta gama, especialmente si está más cerca de los 900 € que de los 600 € (obvio… igual me dan un Nobel por llegar a esta conclusión).

De 900 € a 1200 €
Aquí ya encontramos modelos con procesadores i7 de las últimas generaciones y 4 núcleos, empezamos a encontrar equipos dotados de discos SSD, mayor calidad de construcción, pantallas FullHD, etc. Serían aptos para perfiles de usuario que necesiten un equipo potente y que no se quede obsoleto en poco tiempo. Es el rango donde creo que debería situarse quien realice tareas más complejas (imágenes grandes, varios documentos a la vez, muchas capas, etc.) y le vaya a dar un tute razonable al ordenador o no tenga mucha paciencia para estar esperando mientras el típico icono del reloj de arena o la ruleta da vueltas y más vueltas en la pantalla.

Por encima de 1300 €
Aquí el precio empieza a dispararse desproporcionadamente en relación a las características estrictamente técnicas; encontraremos discos duros SSD grandes, tarjetas gráficas muy potentes (más pensadas para juegos), carcasas íntegramente construidas en metal… El perfil de usuario ya es muy exigente o simplemente, sibarita.


En todo caso, los precios y características forman un continuo y se solapan entre sí – no hay un punto exacto donde uno “salte” de gama. Lo anterior es, por tanto, una división muy aproximada y arbitraria, calculada para los precios que tenemos en España (impuestos incluidos), y planteada con la finalidad ya mencionada de que nos vayamos haciendo un esquema mental de lo que hay, y dónde queremos o podemos situarnos.

Componentes y características: Qué buscar y en qué fijarse

Una vez nos hayamos marcado un presupuesto aproximado, creo que lo ideal es darse un paseo virtual por amazon y similares, y ver qué modelos entran dentro de ese rango. Amazon en concreto permite filtrar por características y crear listas de deseos (productos favoritos), lo cual facilita ir descartando unos productos y preseleccionando otros. En la página de cada producto suele figurar la fecha en la que apareció el producto, que no siempre es lo mismo que la fecha de lanzamiento, pero sí puede darnos una idea de lo moderno o anticuado que es el modelo. Hay que decir, no obstante, que en amazon las características detalladas de cada modelo aparecen en forma de un listado interminable y muy desordenado que no es que ayude mucho, pero lo importante suele estar en la descripción del artículo que aparece al principio, y con eso debería bastarnos. Leer las opiniones de los clientes también ayuda, aunque mejor no fiarse cuando haya muy pocas.

Lo de ver opiniones de otros siempre ayuda, pero ojo, porque siempre se cuela algún espabilao, troll, vendedor o personal de la competencia, camuflado como supuesto cliente que opina.

Leer las opiniones de otros siempre ayuda, pero ojo, porque a menudo se cuela algún espabilao, troll, vendedor (o competidor de este), camuflado tras su pantalla como supuesto cliente que opina.

La idea, como ya dije más arriba, es invertir lo mejor posible ese presupuesto, o saber si estaría justificado ampliarlo llegado el caso. Para ello vale la pena conocer mínimamente qué componentes forman el equipo, y qué nos aporta cada uno. Eso es lo que haré a continuación, no con grandes pretensiones técnicas como ya dije al principio, sino para explicar qué papel cumple cada componente, orientar en cuanto a los requisitos idóneos para cada uno de ellos y sugerir detalles secundarios que quizá no tengamos muy presentes al principio. Repito una vez más que es imposible hacer recomendaciones universales, y que esto son unas pautas de las que cada cual puede derivar una elección diferente. Incluso es posible que tras leer todo este rollo, haya quien decida colgar la cámara y pasarse al ganchillo o el punto de cruz. Dicho lo cual, comencemos nuestro recorrido por todo aquello en lo que deberíamos fijarnos:

Tamaño del portátil y peso

Esto no es realmente un componente en sí, pero lo menciono en primer lugar porque creo que tras fijarse un presupuesto, es la segunda cosa que valdría la pena decidir para ir filtrando. Hay literalmente cientos de modelos en el mercado, y seguro que en el tiempo que he tardado en escribir esto habrán salido al mercado decenas y decenas de nuevos modelos. El aluvión de información al que vamos a enfrentarnos es tremendo, y en este sentido, decidirnos por un tamaño es una buena forma de empezar a filtrar. Los formatos más típicos son 13,3″, 15,6″ o 17,3″ (son las medidas de la diagonal de la pantalla expresadas en pulgadas). Evidentemente, todos querríamos una pantalla lo más grande posible, pero esto implica una mayor aparatosidad y peso, lo cual contrarresta el propósito fundamental de comprarse un portátil.

  • Los de 13″ (y tamaños menores) son maravillosamente pequeños y ligeros, y esto lo agradecerá mucho quien tenga que ir con el portátil a cuestas por sistema. No obstante, si bien es un tamaño de pantalla muy válido para tareas generales, y resulta muy tentador, creo que para tareas fotográficas supone un sacrificio que yo al menos no querría asumir.
  • Los de 15,6″, en el contexto actual, vienen a ser un punto intermedio. Para mí es un buen compromiso, pero como todo punto medio, para unos será lo mejor de los dos mundos (una portabilidad razonable con un tamaño de pantalla suficiente) y para otros, lo peor (ni son tan portables, ni ofrecen tanta pantalla).
  • Los de 17,3″ ya se hacen un tanto aparatosos, pero pueden ser válidos para quien valore mucho el tamaño de pantalla o, simplemente, no saque el portátil de casa nunca (o muy pocas veces).

Aunque, como he dicho, el tamaño de la pantalla es el factor aislado que más relevancia tiene en el peso del equipo, hay más variables implicadas, como los materiales de construcción o el tipo de batería. Por tanto, incluso dentro de un mismo tamaño, el peso puede variar significativamente entre distintos modelos, por lo que recomiendo que prestéis atención a este dato (el peso) en las especificaciones si pensáis andar con el portátil a cuestas a diario.

Lo ideal es ver lado a lado distintos tamaños de portátil para hacerse una idea del asunto.

Lo ideal es ver lado a lado distintos tamaños de portátil para hacerse una idea del asunto.

Procesador

Este componente viene a ser el “motor” del equipo y determina su potencia global, pero no es fácil establecer comparaciones directas entre las múltiples variantes que existen. Existen 3 datos básicos a considerar cuando nos fijemos en él:

  • Familia, gama, categoría o como lo queráis llamar. La mayoría de portátiles que encontramos en el mercado traen la variante “mobile” (para portátiles) de los procesadores intel i3, i5 o i7. También podemos encontrar algunos de AMD o los Intel Celeron, pero aquí me limitaré a los mencionados i3, i5 e i7 dado que los otros no los conozco tan bien o son inadecuados para usar PS/LR. A grandes rasgos:
    • Los i3 son procesadores aptos para tareas sencillas tipo navegar por Internet, ver algún vídeo y cosas por el estilo sin mayores pretensiones. Son los que suelen traer los típicos portátiles por debajo de 400 euros como el que mencioné antes
    • Los i5 ya son una cosa más en condiciones para mover programas con alguna exigencia, y en principio ya son suficiente para nuestros fines
    • Los i7 representan el escalón más alto y garantizan el mejor rendimiento en un equipo portátil; no es imprescindible, pero se agradece (aunque también consume más)
  • Generación. Dicen que cuando el demonio se aburre, mata moscas con el rabo. En Intel, en cambio, les da por sacar al mercado versiones evolucionadas de sus procesadores cada cierto tiempo, es decir, nuevas “generaciones” más potentes y eficientes, siendo la sexta la más reciente en este momento. Este dato suele aparecer reflejado en el primero de los 4 dígitos que describen el nombre de cada modelo de procesador: por ejemplo, un i7-6700HQ es un i7 de sexta generación, y un i3-4012Y es un i3 de cuarta generación.
  • Núcleos. Por si esto fuera poco, resulta que, además, cada modelo de procesador puede tener un número de núcleos diferente, típicamente 2 o 4: cuantos más núcleos, mejor, pero no todas las tareas ni todos los programas se benefician de esto. Es decir, el doble de núcleos no significa por fuerza que sea el doble de rápido. Algunas tiendas indican esto en las especificaciones del ordenador con la abreviación “2N” o “4N” que se refiere a 2 o 4 núcleos (otras veces esto se indica como “dual core” o “quad core”).
  • Velocidad de reloj. Los 3 datos anteriores son los más básicos, pero cito ni que sea de pasada este otro, que se expresa en gigaherzios (GHz). Antaño era lo que nos permitía comparar lo rápido que era un procesador respecto a otro, pero hoy en día es un dato que se ha vuelto muy relativo y menos útil para establecer comparaciones, por lo que recomendaría no hacerle mucho caso aisladamente.

El resumen, como decía al principio de este apartado, es que establecer comparaciones entre distintos procesadores no es tan sencillo como uno pensaría, ya que el rendimiento global del procesador depende de una suma de factores (principalmente, familia, generación y núcleos, además de la tarea a realizar) y no existe una forma genérica de decir cuánto mejor es uno que otro. Dicho esto, podéis orientaros un poco visitando la página de intel sobre procesadores, donde podréis obtener más detalles (el primer listado es de procesadores para equipos de escritorio – bajad al segundo bloque, que contiene los modelos para portátiles ordenados por generaciones y familias). Dentro de cada apartado encontraréis los procesadores incluidos en cada familia/generación, y sus especificaciones, incluido el número de núcleos, fecha de salida y precio oficiales, así como detalles más técnicos. Por ejemplo, si os dicen que un portátil lleva un i7-4700HQ (un i7 de cuarta generación), en la página correspondiente veréis que es un procesador de 4 núcleos que salió el segundo trimestre de 2013, entre otros datos.

Así luce más o menos la página de Intel con los detalles de este auténtico follón procesadoril. Nos lo ilustran con la típica señora que pretende encarnar la idea de "se puede ser mujer y ser experta en CPUs; se puede llevar gafas y ser sexy; se puede sujetar un procesador con los dedos y no pasa nada".

Así luce más o menos la página de Intel con los detalles de este auténtico follón procesadoril.

Para valorar el rendimiento de cada modelo hay que recurrir a comparativas prácticas buscando en Internet, como por ejemplo esta, pero ojo: coged estas comparativas con pinzas, porque que suelen basarse en algún tipo de prueba de rendimiento “estándar” que no necesariamente ha de tener reflejo en las tareas que nosotros haremos, y encima algunas se basan en informes enviados por usuarios. No son una verdad absoluta, solo una referencia aproximada.

Para un ordenador con el que vayamos a usar Photoshop y Lightroom, de acuerdo a los requisitos mínimos, la cosa funcionaría hasta con 12 limones conectados en cadena a una patata pocha, por lo que cabe pensar que un i3 ya vale. Pero los requisitos mínimos solo son eso, lo absolutamente imprescindible para que el programa llegue a arrancar. Si además de abrir el programa esperamos una cierta fluidez, me parece que esa familia de procesadores se quedaría corta, y que deberíamos pensar más bien en un i5. Si tiene 4 núcleos, mejor, claro, pero esto no es imprescindible. En cuanto a la generación del procesador, tampoco es tan relevante como pueda parecer: en algún caso la diferencia radica más en la eficiencia energética (consumo) que en grandes variaciones de potencia, y de hecho siguen apareciendo en el mercado equipos con procesadores de quinta e incluso cuarta generación. Aunque hablando de consumo, tened presente también que equipos con procesadores muy potentes suelen consumir más rápido la batería. Pese a ello, si os podéis permitir un i7, el rendimiento salta a un nivel más alto (de nuevo, el “cuánto” más alto depende de los 2 procesadores concretos que comparemos: igual un i5 moderno de 4 núcleos acaba siendo igual o hasta mejor que un i7 antiguo de 2 núcleos, pero la idea es que en igualdad de condiciones en lo demás, un i7 siempre rinde más que un i5, que a su vez es mejor que un i3).

intel_i3_i5_i7

La familia bien, gracias.

Memoria

El mínimo para que funcionen LR y PS son 2 GB, pero lo recomendado son 8 GB. En todo caso, sería buena idea comprobar si el portátil admite ampliación de memoria, y cuánta. De este modo, si con el tiempo creemos que más memoria mejoraría el rendimiento, siempre podremos añadirla. Esta posibilidad da más tranquilidad, pero atentos porque es típico que la placa base de un portátil solo tenga dos ranuras (slots) para memoria, y que si el equipo trae 8 GB, vengan repartidos en 2 módulos de 4 GB. Esta distribución de la memoria mejora el rendimiento si se compara con módulo único de 8 GB, pero tiene la pega de que el día que queramos ampliar la memoria hasta 16 GB, no nos bastará con comprar otros 8 GB, sino que habrá que quitar los 2 de 4GB y comprar 2 de 8 GB, ya que no hay más ranuras disponibles. En otros casos, nos podemos encontrar con que una de las dos ranuras lleva la memoria soldada a la placa base (es decir, no se puede quitar), y solo podemos cambiar la otra de 4 GB por una de 8 GB para obtener un máximo de 12 GB. Todo esto es igual de aplicable si el portátil trae 4 GB: posiblemente estén distribuidos como 2 GB + 2 GB, y para ampliar hasta 8 GB necesitemos comprar 2 módulos de 4 GB, al no haber más ranuras disponibles. En todo caso, vale la pena saber de antemano si es fácil ampliar la memoria a través de alguna tapa que se retire, o si hace falta desmontar el ordenador – algunos tienen la RAM en zonas de acceso más difícil que la tumba egipcia de un faraón.

En cuanto al tipo de memoria en sí, la mayoría de portátiles traen DDR3; algunos empiezan a venir con DDR4, pero por lo que he leído la diferencia de rendimiento es muy pequeña y no hay evidencias de que nos vuelva más atractivos, así que no parece algo que deba preocuparnos hoy por hoy.

Resumiendo: con 8 GB podéis ir tranquilos, aunque no está de más informarse sobre las posibilidades de ampliación que tenga el portátil.

Foto de la parte inferior de un portátil, con una tapa retirada para poder acceder a los modulos de memoria. Hoy en día, no obstante, es cada vez más típico que hay que desmontar la carcasa para acceder a los componentes ampliables.

Foto de la parte inferior de un portátil, con una tapa retirada para poder acceder a los modulos de memoria. Hoy en día, no obstante, es cada vez más típico que haya que desmontar la carcasa para acceder a los componentes ampliables.

Tarjeta gráfica

No es un componente muy relevante a menos que queramos el portátil para juegos o 3D, pero siempre me ha parecido recomendable que el portátil tenga una tarjeta gráfica dedicada, no una integrada. Las tarjetas dedicadas son un componente independiente que trae su propia memoria: normalmente se trata de modelos de Nvidia o ATI. Las integradas, en cambio, van incluidas en el propio procesador o en la placa base, y aunque abaratan el coste, comparten recursos con el resto del equipo y ofrecen peor rendimiento; típicamente son Intel HD Graphics o Intel Iris Pro. Dicho esto, tras investigar un poco, tengo la impresión de que las integradas actuales son mejores de lo que pensaba, y que si bien una dedicada sigue siendo una solución superior, tal vez no sea tan recomendable o necesaria como yo pensaba hace unos meses.

Sea integrada o dedicada, las aplicaciones nos permiten sacar provecho del procesador de la tarjeta para acelerar o mejorar algunas operaciones. No obstante, en el caso de Lightroom poca ventaja aporta una tarjeta gráfica potente: al menos por ahora, el uso de la GPU resulta decepcionante en este programa. En Photoshop, la tarjeta gráfica y las características OpenCL permiten realizar zoom fluido y agilizan el filtro licuar, pero para esto tampoco hace falta gran cosa.

Lo que sí me parece importante es echarle un vistazo a las páginas donde Adobe informa (de forma orientativa) de las tarjetas gráficas compatibles con sus programas, tanto integradas como dedicadas: en esta página figuran las que han sido probadas correctamente con Photoshop, y en esta otra, las que se han probado correctamente con Lightroom. Si la tarjeta ha sido fabricada en los últimos dos años, debería ser compatible, pero mejor si aparece explícitamente en la lista. Igual que en el caso de los procesadores, hay comparativas o rankings de gráficas para portátil como por ejemplo el de esta página, pero como dije al principio, no necesitamos una potencia especial si no pensamos usar el ordenador para jugar, de modo que a efectos de edición fotográfica, dudo de la utilidad de esas comparativas.

Una pequeña recomendación basada en datos no oficiales: si compráis un portátil con gráfica dedicada, mejor si es nVidia (Geforce) que AMD/ATI. De tarjetas gráficas profesionales como las nVidia Quadro o las ATI FirePro, no digo nada porque -que yo sepa- no se encuentran en portátiles, y de todas formas tampoco sé si compensa pagar su coste para tareas fotográficas en un portátil.

Las tarjetas gráficas para portátiles no son tan potentes como sus equivalentes de equipos de escritorio, pero también son mucho menos aparatosas.

Las tarjetas gráficas para portátiles no son tan potentes como sus equivalentes en equipos de escritorio, pero también son mucho menos aparatosas.

Disco duro

Tampoco debería ser un gran problema ya que casi cualquier portátil dispondrá de espacio suficiente para instalar los programas que necesitamos; de hecho, la mayoría incluye un disco duro mecánico de 1 TB, lo cual debería ser suficiente para manejarse. Además, siempre podemos utilizar un disco duro externo si necesitamos más capacidad de almacenaje.

En este apartado el dilema surge si nos planteamos la posibilidad de comprar un equipo con disco SSD (“Solid State Drive” o “unidad de estado sólido“): a diferencia de los discos duros mecánicos o tradicionales, los SSD no tienen platos giratorios sino que funcionan de forma similar a una memoria, con lo que son mucho más rápidos. No obstante, la relación euro / gigabyte sale mucho más cara en los discos SSD, que además suelen ser de menor capacidad; los discos duros mecánicos que se montan en los portátiles son generalmente de 1 o 2 TB, mientras que los SSD actuales se sitúan en los 256 GB o 512 GB. Existen portátiles que combinan ambas cosas, típicamente un SSD pequeño con un disco duro “normal” grande (por ejemplo, un SSD de 128 GB y un disco normal de 1 TB). Ojo porque también existen una especie de discos duros “híbridos” que combinan un mini disco SSD con un disco mecánico normal, lo cual se detalla en plan “1 TB SATA 7200 RPM + 8GB SSD“. Esto no son realmente dos discos sino uno solo, más rápido que uno normal, pero no tanto como un SSD. Viene a ser un apaño intermedio que, según he leído, no da mal resultado (yo no he probado ninguno).

Si optamos por un equipo con SSD incorporado, o que pueda ampliarse con una unidad de este tipo, vale la pena que la conexión del disco SSD no sea la tradicional del cable SATA, sino la más moderna del zócalo M.2: este segundo tipo de conexión se “pincha” directamente en la placa base y ofrece velocidades de transferencia todavía mayores. Tampoco está de más mencionar que existen kits de este tipo que permiten sustituir la unidad de DVD por un disco duro SSD en aquellos equipos en los que no haya otra alternativa de ampliación.

Un SSD acelera sensiblemente el arranque y el inicio de los programas; en un portátil cobra más valor aún ya que ahorra espacio, consume menos energía y reduce el riesgo de pérdida de datos por una sacudida, pero aun así, se puede pasar perfectamente con un buen disco duro mecánico, especialmente si nuestro presupuesto es limitado (los portátiles con SSD suelen situarse en segmentos de precio más bien altos).

Pantalla

Amigos, agárrense que vienen curvas. Este es es, seguramente, el componente más “fotográfico” del asunto. Si nos compramos el portátil como herramienta de apoyo y sin grandes pretensiones fotográficas, podría decirse que cualquiera vale. Pero si somos algo exigentes con el tema (y si estás leyendo esto se supone que lo eres), entran en juego unas cuantas variables que nos obligarán a indagar más de lo normal. Paso a detallar estos factores yendo de lo más simple a lo más complicado (en cuanto a posibilidades de encontrar modelos que cumplan los valores más recomendables):

  • Capacidad táctil: Algunos portátiles ofrecen pantallas táctiles. En el caso de ordenadores tableta o tipo convertible (con teclado de quita y pon), esto tiene sentido, pero en portátiles al uso (tradicionales) pienso que no aportan gran cosa. La mayoría no son táctiles, así que no suele ser un problema, pero que sepáis que la opción existe en algunos modelos.
  • Brillo y contraste: Este dato es algo un tanto genérico, ya que por sí solo no dice mucho de la calidad real de la pantalla. No creo que determine nuestra elección a menos que pensemos trabajar en entornos muy luminosos (en el exterior), en cuyo caso quizá el nivel de brillo nos preocupe particularmente.
  • Brillo (glossy)/Mate : Actualmente, la mayoría de pantallas llevan un recubrimiento brillante o “glossy” – teóricamente, esto intensifica los colores y el contraste. Pero digo “teóricamente” porque yo personalmente no les veo ninguna ventaja: encuentro que las “glossy” son más parecidas a un espejo que a una pantalla, ya que reflejan cualquier fuente de luz, así que como tengas una ventana o lámpara en la habitación, tendrás que hacer feng shui para encontrar la posición idónea que te permita ver algo con claridad. Las pantallas mate carecen de este recubrimiento y en mi opinión, resultan mucho más recomendables para un uso fotográfico (o para cualquier uso, en realidad). Supongo que las pantallas brillantes tendrán su público, pero desde luego yo no me cuento entre ellos. Por desgracia -al menos para mí y los que piensen como yo- este tipo de pantalla (brillante) está enormemente extendida en los ordenadores portátiles actuales.
Comparación del aspecto de una pantalla glossy o brillante (izquierda) y una pantalla mate (derecha). (Fuente)

Comparación del aspecto de una pantalla glossy o brillante (izquierda) y una pantalla mate (derecha). (Fuente)

Resolución: Este valor determina la densidad de píxeles por pulgada de la pantalla y suele expresarse como píxeles horizontales por píxeles verticales: típicamente encontraremos pantallas HD (1366 x 768, aunque el HD real son 1280 x 720), FullHD (1920 x 1080) y UltraHD (3840 x 2160, a menudo denominado “4K“, si bien el 4K real tiene más resolución). En Apple son más listos y le ponen nombres mucho más molones a sus pantallas, como las famosas Retina (que en un modelo de 15,4″ equivaldría a 2880 x 1800 píxeles, a medio camino entre el FullHD y el 4K UltraHD).

– Las pantallas HD se quedan algo cortas a mi juicio, pero puede que nuestro presupuesto no nos deje otra opción. Técnicamente no llegan a la resolución mínima exigida por Photoshop (1280×800), pero no creo que esos 80 píxeles de diferencia afecten al funcionamiento del programa.

– Las pantallas FullHD son el siguiente escalón y me parecen la opción más recomendable si podemos permitírnosla, no solo porque proporcionan una mayor nitidez al tener píxeles más pequeños, sino porque la interfaz de los programas se representa en menos espacio y esto supone un mejor aprovechamiento de la pantalla. Aun así, suelen suponer un salto de precio.

– Las pantallas 4K (UltraHD) son bastante comunes en el mundo PC desde hace un tiempo y se podría argumentar que son una forma de estar cubiertos de cara al futuro, pero a mí me siguen pareciendo excesivas en una pantalla de portátil. De hecho, una pantalla 4K requiere que el programa sea capaz de adaptar su interfaz a esta resolución, cosa que no siempre ocurre, en cuyo caso los textos de los menús y paneles se mostrarán tan pequeños que apenas podremos distinguirlos.

• Tipo de panel: El tipo de panel tiene que ver principalmente con los ángulos de visión (que la pantalla se vea bien aunque la mires un poco de lado) y la capacidad de reproducción de los colores. En este asunto se mezclan distintas tecnologías que además están en evolución permanente, pero a grandes rasgos, nos conviene evitar los paneles TN y optar por un panel IPS (o PLS, que es la versión de Samsung de los IPS). Sin embargo, como más abajo comentaré, en la mayoría de casos el fabricante no da muchos datos al respecto, por lo que es difícil estar seguro de la calidad del panel salvo en casos concretos donde la pantalla es un argumento de venta. Es decir, si lleva algo de poca monta, no dicen ni pío o lo camuflan bajo nombres rimbombantes que suelen incluir prefijos y sufijos carentes de significado como “x-ultra“, “turbo“, “pro” o “extra+“; en cambio, si ponen un panel en condiciones, sacan pecho y se aseguran de dejarlo claro. Marketing de toda la vida.

• “Gamut” o gama de colores: El rango de colores que es capaz de representar la pantalla del portátil: cada panel tendrá el suyo, pero a efectos comparativos, típicamente se expresa de forma estándar como porcentaje (%) del espacio sRGB o AdobeRGB 1998 (AdobeRGB es un espacio más grande que sRGB). Idealmente, pienso que vale la pena tener valores cercanos a un 100% de sRGB; en el momento de escribir esto prácticamente no hay pantallas de portátil con cobertura AdobeRGB completa. Igual que el tipo de panel, es un dato que pocos fabricantes ofrecen ya que a la mayoría de usuarios les va a dar igual, por lo que ofrecen pantallas con porcentajes de cobertura sRGB tirando a miserables, así que si se acerca al 100% de sRGB, ya podamos darlo por más que bueno.

Fidelidad de color, calibración de fábrica y otros aspectos de calidad: La precisión de color con la que el portátil llega a nuestras manos, y la facilidad para calibrarlo. Es decir, una cosa es la capacidad para reproducir el color de la pantalla, y otra, lo bien calibrada que nos llegue, y que realmente se pueda calibrar sin grandes desviaciones. En este apartado también incluiría la uniformidad del brillo de la pantalla, más perceptible cuando tenemos toda la pantalla en blanco, y las fugas de luz de los contornos, más perceptibles cuando tenemos toda la pantalla en negro. Aquí la cosa se complica porque no es siempre un dato propio del panel, sino que depende de lo estricto que sea el control de calidad y el proceso de fabricación y montaje.

El resumen es que si buscamos un buen portátil para tareas fotográficas, el tema de la pantalla nos va a limitar bastante, ya que hay pocos fabricantes que se tomen el tema en serio. Y si intentamos averiguar dentro de los “malos” cuáles son mejores o peores, nos va a costar, dado que las especificaciones de la mayoría de modelos no incluyen datos sobre algunos de estos aspectos, y los análisis que podemos leer en Internet a menudo resultan contradictorios, en parte debido a que es una práctica común mezclar distintos tipos de panel en una misma serie de producción de portátiles, con lo que la cosa puede terminar siendo una lotería. O sea, aunque acabes encontrando el dato tras pelearte con Google o el buscador de turno, cuesta tanto sacarlo a la superficie que dudas que sea fiable.

Otra escalofriante pantalla glossy. Espejito, espejito...

Otra escalofriante pantalla glossy. Espejito, espejito…

Teclado

Atrás quedan las épocas en que los portátiles tenían teclados medio decentes. En la actualidad, prácticamente todos incorporan el llamado teclado chiclet, que se llama así no por ser masticable, sino por la forma de sus teclas, de poca altura, bordes redondeados y separadas entre sí. Si encontramos el portátil ideal, es poco probable que vayamos a desestimarlo solo porque el teclado no sea perfecto, pero no está de más tomarlo en cuenta si somos de teclear bastante, como es mi caso. Se me ocurren 3 características a considerar, ni que sea para ir sobre aviso y no llevarse luego sorpresas:

  • Distribución del teclado: Algunos teclados tienen las teclas del cursor separadas del resto, lo cuál facilita identificarlas por el tacto sin tener que mirar, o por el contrario, las integran en el bloque principal de teclas, lo cual es más estético pero también mucho más incómodo. Igualmente, puede que la tecla de Windows esté a un lado o al otro solamente, que el intro (enter o return) abarque dos filas o una sola, o que alguna tecla como la “Ç” u otros símbolos aparezcan fuera del lugar que deberían ocupar. En fin, que hay para todos los gustos (y disgustos). Si veis el modelo en tienda física, podréis comprobarlo, pero si miráis fotos del producto por Internet no os fiéis, ya que típicamente se muestra la imagen de un modelo con teclado en inglés, y luego cada país tiene sus variantes. En cuanto a la presencia o ausencia del teclado numérico, típicamente está ausente en modelos de 13″ o menos, pero se incluye en los de 15″ y 17″.
En este ejemplo, el "intro" abarca 2 filas, la "ç" está en su sitio... pero las teclas del cursor se empotran de forma poco práctica en el teclado principal (luce más compacto, pero hace imposible ubicarlas al tacto, además de provocar que la tecla Ctrl se desalinee respecto a la de mayúsculas. Eso sí, tenemos teclado numérico.

En este ejemplo, el “intro” abarca 2 filas, la “ç” está en su sitio… pero las teclas del cursor se empotran de forma poco práctica en el teclado principal (luce más compacto, pero hace imposible ubicarlas al tacto, además de provocar que la tecla Ctrl se desalinee respecto a la de mayúsculas. Eso sí, tenemos teclado numérico.

  • Recorrido y resistencia: El recorrido de la tecla y la presión necesaria para que se realice la pulsación determinan la sensación de cada teclado y lo agradable de usar que resulta, pero son datos que normalmente solo se encuentran en análisis muy detallados y que de todas formas, no dicen mucho por sí solos. Realmente creo que lo mejor sería poderlos probar en persona… aunque en todo caso, a mí casi todos los teclados “chiclet” me parecen igual de cutres y supongo que al final uno se acostumbra a todo en cuanto al tacto.
  • Retroiluminación del teclado: Facilita ver bien las teclas cuando estamos a oscuras, cosa especialmente útil si la distribución del teclado es raruna y cuesta ubicar las teclas. Mejor si esta iluminación es de color blanco que de colorainas raras, y si encima es regulable en brillo, entonces ya es la bomba de la retroiluminación.
Portátil con teclado retroiluminado... ¡en rojo! Ya hablaré un poco más abajo de las diversas atrocidades de diseño que podemos sufrir en un portátil.

Portátil con teclado retroiluminado… ¡en rojo! Ya hablaré un poco más abajo de las diversas atrocidades de diseño que podemos sufrir en un portátil, pero sirva esto para ir abriendo boca.

Touchpad

Aunque los hay con mejor o peor tacto, o con clics más o menos ruidosos, es un tema del que no puedo decir gran cosa ya que no le doy mucha importancia: para uso general del portátil, encuentro muy parecidos todos los touchpads, y para retoque con Photoshop/Lightroom ni lo considero, pues salvo excepciones, siempre uso ratón inalámbrico.

Hace años, los touchpads solían tener separada la superficie principal del área de los botones. Hoy en día muchos lo integran todo en una misma superficie clickable.

Hace años, los touchpads solían tener separada la superficie principal del área de los botones. Hoy en día muchos lo integran todo en una misma superficie clickable.

Batería y autonomía

Según el tipo de batería, la potencia del portátil y el tamaño de la pantalla, podemos tener autonomía para más de 5 horas o para menos de 2. Para quienes estamos siempre cerca de un enchufe, tiene una importancia menor, pero para aquellos que andan todo el día con el artefacto a cuestas y que lo usan en lugares donde no hay enchufes (o quieren ahorrarse el engorro de estar siempre poniendo y quitando el cable), es otro factor a tener en cuenta. Los fabricantes siempre proporcionan cifras de duración de batería muy optimistas, pero mejor esa referencia que ninguna.

Otro tema a considerar es si la batería es extraíble o no. Sería preferible que así fuera, más que nada porque si la batería casca o pierde mucha capacidad, podremos reemplazarla nosotros mismos. Pero la verdad es que en los portátiles que han pasado por mis manos con batería extraíble, para cuando habría comprado otra, ya estaban tan obsoletos que preferí esperar a poder comprar uno nuevo o simplemente sobrevivir usándolo conectado al enchufe. Así que para mí es secundario, pero de nuevo, podría ser un punto a tener en cuenta para otras personas.

Incluso el enchufe más miserable es suficiente para liberarnos de las carencias que supone una batería justita.

Incluso el enchufe más miserable y roñoso es suficiente para liberarnos de las carencias que supone una batería justita.

Sistema operativo

Como ya he dicho, este análisis se limita a sistemas Windows, pero en el mercado podemos encontrar portátiles con distintas versiones, principalmente Windows 8/8.1 y Windows 10. Actualmente, es posible actualizarse gratuitamente de Windows 8 a Windows 10, pero me parece que esto solo durará hasta julio de 2016. En todo caso, mi recomendación sería optar por Windows 10 siempre que sea posible, pues opino que mejora Windows 8 en todo lo que he podido comprobar. Eso sí: aseguraos de que el portátil traiga algún sistema operativo (el que sea), pues algunos fabricantes son muy cucos y te lo venden con “FreeDos“, que básicamente es una forma de decir que no trae sistema operativo. Que tampoco es el fin del mundo, pero hay que ser conscientes de que en ese caso, tendremos que apoquinar unos 110 € adicionales por la versión básica de Windows 10, e instalárnoslo nosotros mismos, aunque por el lado bueno, esto nos permitirá tener una instalación estándar del sistema, totalmente limpia de la habitual morralla inútil que viene preinstalada en los portátiles que ya traen el sistema operativo puesto.

Windows 10 jubila la absurda interfaz metro (bueno, minimiza su presencia) y recupera la filosofía del menú inicio, actualizada para los nuevos tiempos.

Windows 10 jubila la absurda interfaz metro (bueno, minimiza su presencia) y recupera la filosofía del menú inicio, actualizada para los nuevos tiempos.

Diseño/estética

Encontrar portátiles con un diseño elegante (sobrio, discreto, donde la forma no entorpezca la función) es más difícil de lo que parece. Uno podría pensar que esto tampoco es para ponerse exigente… pero es que muchos fabricantes parecen competir entre sí por ver quién diseña el portátil más cutre y desagradable: teclas retroiluminadas en rojo radiactivo, estampados de la Guerra de las Galaxias o androides asesinos alrededor del touchpad, carcasas en forma de huevo alien… Se supone que están orientados a gamers (gente aficionada a los videojuegos), pero yo he sido gamer y nunca me han gustado estas estridencias en el material que uso. Pero es que incluso portátiles más “neutros” en cuanto a su finalidad, sin tanto adorno ridículo, acaban siendo una calamidad estética por que se empeñan en dar la nota con materiales que brillan tanto que casi deslumbran, patrones de surcos y agujeros desagradables a la vista y el tacto, logotipos o textos impresos de forma llamativa sin venir a cuento, cubiertas de color amarillo fosforito y ocurrencias por el estilo. ¿Tan difícil es hacer una cosa sobria, elegante y equilibrada? Pues se ve que sí.

HP propone en este modelo un estampado de tipo reptiliano en la carcasa, combinado con un verde al filo de la radiactividad. Una pena porque las especificaciones/precio son buenas.

HP propone en este modelo un estampado de tipo reptiliano en la carcasa, combinado con un verde al filo de la radiactividad. Una pena porque las especificaciones/precio son buenas.

Construcción/Robustez

Cuanto más barato sea el portátil, más plástico vamos a encontrar en él, y menos robustez: la pantalla cerrada cede al presionar en el centro, el teclado se hunde ligeramente al teclear o empujar suavemente, las conexiones no están bien alineadas con las aberturas de la carcasa, la resistencia de las bisagras es mala y la pantalla oscila demasiado con cualquier vibración (puede ser molesto para quien use el portátil mientras va de pasajero en algún medio de transporte) o requiere usar 2 manos para abrirla… En general no supone un problema insalvable, pero es otra cosa a tener presente.

Conectores/puertos y lector óptico

Más cosas en las que fijarse; ¿todos los puertos USB que trae son 3.0, o alguno es 2.0? ¿Tiene conexión HDMI/Display Port para un monitor externo, o solo VGA? ¿Están los conectores de corriente y auriculares en un lugar práctico? De nuevo, es dudoso que descartemos un portátil por motivos de este tipo, pero vale la pena prestarles atención, no vayamos a lamentarlo luego. Por otro lado, ¿realmente necesitáis un lector/grabador de DVD? Si así es, aseguraos de que lo traiga; en caso contrario, renunciar al DVD os permitirá tener un portátil algo más ligero y delgado.

Sin DVD, los portátiles pueden ser un poco más finos. En la foto, un Asus Zenbook.

Sin DVD, los portátiles pueden ser un poco más finos. En la foto, un Asus Zenbook.

Ruido y temperatura

Cuanto más intensas sean las tareas que realicemos, más se calentará el portátil, más rápido girarán los ventiladores y más ruido escucharemos. Algunos portátiles se calientan en la zona donde uno apoya las manos para teclear; si lo apoyamos en las piernas y se calienta mucho por debajo, también puede ser desagradable, y si lo apoyamos en la zona de la entrepierna igual hasta nos deja estériles, con los espumatozoides esos más atontaos de lo que ya están (niños que estáis leyendo esto: la ciencia dice que el calor en esa parte del cuerpo masculino ralentiza el movimiento de las alas de las cigüeñas que vienen de París).

Tampoco es agradable escuchar el rugido de los ventiladores poniéndose a tope a la primera de cambio. Si buscamos reviews de portátiles en YouTube, veremos que algunos analistas muestran imágenes de cámara térmica para identificar los puntos que más se calientan, y hasta miden los decibelios de los ventiladores. En fin, esto son “problemas del primer mundo“, como se suele decir, pero a lo mejor este tipo de datos -si disponemos de ellos- nos ayudan a decidirnos en caso de duda.

Otros

Por último, y con carácter ya más general, puede que os interese tener presente la calidad de otros extras como cámara web, altavoces, rendimiento inalámbrico (wifi), tamaño/peso de la fuente de alimentación, software incluido de regalo o, en definitiva, cualquier otra peculiaridad de un modelo concreto o del comercio que lo distribuye (garantía, servicio de puesta en marcha si es que lo necesitáis, etc.).

Una reflexión previa a la elección

Antes de que a nadie le entre la paranoia tras leer todo lo anterior, me parece que lo más responsable es compartir con el lector una reflexión que se deriva de cosas que dije al principio, pero que no me cansaré de repetir, en este caso un poco más ampliada: recordad que todo lo anterior son meras pautas para saber qué es cada cosa y a qué atenerse, pero hay que poner en cuarentena la “necesidad” de tener un portátil que honre a los dioses de la fotografía. Nuestro objetivo no es tener lo mejor técnicamente, sino conseguir buenos resultados. Desde luego, un buen equipo ayuda, pero no confundamos una cosa con la otra, porque el material solo es una parte de la ecuación: la tenacidad, la pasión, la inspiracion, la imaginación y el talento son más importantes, pero no están en la lista porque no se compran. Por ejemplo, un amigo mío fotógrafo retocaba (en su día) con una castaña de portátil que encima tenía la pantalla deteriorada, pero es un tío creativo y con una gran intuición visual, por lo que sus trabajos eran magníficos. Me viene a la cabeza otro ejemplo, el de Cristina Otero, una joven fotógrafa que ha obtenido un reconocimiento considerable – no sé al 100% si es cierto, pero tengo entendido que además de retocar únicamente con un portátil normalillo, lo hace (o lo hacía) ¡¡con el touchpad!! Con esto tampoco digo que no importe el material, porque sí que importa, pero hasta cierto punto. Así que tampoco os ceguéis con la parte técnica ni os dejéis amilanar por lo que digan los presuntos expertos – de hecho, por los foros y sus aledaños virtuales merodean personajes que pontifican sobre el delta E de tal o cual pantalla, la magnífica relación señal-ruido de su novísima cámara o la fecha de caducidad de los Color Checker, por no hablar de que te escupen si no tienes un i7 de última generación. Y luego resulta que carecen de producción fotográfica de calidad. Cosa lógica, porque cuando uno se pasa el día obsesionado con estas cosas, al final se queda sin tiempo para hacer algo serio.

Yo imaginaba el infierno como un lugar donde la gente era obligada a retocar con el touchpad. Tendré que revisar esta definición.

Yo imaginaba el infierno como un lugar donde la gente era obligada a retocar con el touchpad. Tendré que revisar esta definición.

Sin embargo, reitero que tampoco se trata de menospreciar el material y el rigor técnico, ni mucho menos, solo de darle la importancia que merece. No menos… pero tampoco más. De hecho, también podríamos hablar del otro extremo: los espabilaos que se jactan de haberse comprado algo baratísimo aprovechando que es de cuarta mano, que la mitad del teclado no va y que la pantalla tiene una grieta, y que además lo compraron tras esperar 3 años a que el tipo de cambio dólar/euro bajase a niveles de 2008. “¡Un chollo! ¿Para qué quiero un ordenador que funcione perfectamente? Eso es un sacadineros, hombre“, dicen tan ufanos, asegurándose de que todo el mundo lo sepa. Aunque parezca lo contrario, esto es otra versión de lo mismo: confundir el medio con el fin. A menos que quien actúa así, tenga claro que es la compra en sí lo que le satisface, y no tanto lo que luego haga con lo comprado. Cosa muy respetable, claro – aquí solo intento prevenir contra malas influencias que os puedan liar (yo incluido xD), no juzgar lo que al final decida hacer cada uno.

Durante nuestra investigación de portátiles, nos lo vamos a mirar todo con lupa para tomar la mejor decisión posible. Pero a menos que nos compremos una auténtica porquería de portátil, la verdad es que luego los resultados no van a ser exageradamente distintos. Tras la compra, la lupa se deja en el cajón y en el uso cotidiano, nosotros seremos el componente más importante del conjunto. No os dejéis convencer por los dogmas de nadie de que "necesitáis" algo en particular.

Durante nuestra investigación de portátiles, nos lo vamos a mirar todo con lupa para tomar la mejor decisión posible. Pero tras la compra, dejaremos la lupa en el cajón, y nosotros seremos el componente más importante del conjunto en su uso cotidiano. No os dejéis convencer por los dogmas de nadie de que algo en particular es obligatorio o innecesario: todo esto solo es un mapa para situarnos, no una ruta para ir a un supuesto olimpo del fotógrafo.

Comprando que es gerundio: manos a la obra, o al bolsillo

Aunque he tratado de incluir todo lo que se me ha ocurrido en los apartados previos, lo cierto es que, si bien las opciones de un portátil con Windows son casi infinitas, es imposible encontrar un portátil que encaje al 100% en todo lo que se nos ocurra, de modo que tampoco hace falta ser tan meticuloso: seguramente con fijar 3 o 4 criterios principales, nuestra lista de candidatos ya se reduzca lo suficiente como para tomar una decisión.

En este proceso de investigación, decisión y compra, pueden sernos útiles diversos recursos:

  • Empezando por los mundos virtuales, las tiendas online nos facilitarán la tarea: durante la entrada he citado amazon varias veces, pero por supuesto podéis echar mano de cualquier web que venda ordenadores para ver qué ofrecen, por ejemplo pccomponentes.es o coolmod.com. Otro enlace muy interesante es el fantástico blog de putoinformatico. Que no os engañe el cachondeo del nombre: es una de las pocas webs que conozco en lengua española dedicadas al análisis de portátiles y novedades, y además su autor, Kullman, parece responder a todo el mundo que le consulta en los comentarios de sus entradas. Durante mi búsqueda de portátiles en google, varias veces terminé en su blog y encontré información de interés.
  • Tampoco olvidéis ni infravaloréis las tiendas físicas. Si vivís en ciudades con alguna gran tienda tipo MediaMarkt, Fnac y similares, darse una vuelta por ellas puede servir para haceros una mejor idea del aspecto que tiene una pantalla HD o FullHD, de lo que dan de sí 13, 15 o 17 pulgadas, probar el tacto de los teclados o comprobar la solidez del conjunto. Además, uno puede toparse con ofertas interesantes, con la ventaja añadida de la inmediatez en caso de que te decidas a hacer la compra allí mismo. Y si eres de los que no se llevan bien con la tecnología, en las tiendas siempre encontrarás alguien que te aconseje con amabilidad y paciencia (salvo que topes con algún borde o inepto, que por desgracia alguno hay, en cuyo caso recomiendo darle las gracias e irse a otra tienda, o esperar a que se se vaya para otro lado y entonces abordar a otro empleado). Hombre, siempre se le puede decir “qué te iba a decir… oye, eres un poco incompetente, ¿podría atenderme otra persona?“, pero mejor ser diplomático. Igual el pobre ha tenido mala noche, o convive con pisos turísticos.
  • Por último, tened también muy presentes las tiendas especializadas en informática de vuestra ciudad, si es que las hay. En Barcelona, tiendas como LifeInformática o PcGreen publican cada poco tiempo en sus páginas web catálogos en pdf con su oferta de modelos y precios. Yo mismo, que tanto doy la brasa con amazon, terminé comprando mi portátil en una de estas tiendas, como luego explicaré.

Modelos concretos y mi compra final

Voy a resumir los modelos que fui considerando como forma de poner en práctica todo lo anteriormente explicado, como ejemplo, no para marcarle el camino a nadie. En mi caso, ya sabía que sería un ordenador con Windows, decidí que 15.6″ pulgadas sería un formato adecuado, y el tema de procesador, memoria y disco duro no debían ser problema ya que manejaba un presupuesto de unos 1.000 €, así que aspirar a un i7, a poder ser de 4 núcleos, con 8 GB era más que factible. Con un disco duro mecánico de 1 TB me bastaba. Los dos aspectos que sistemáticamente me complicaron la existencia fueron el diseño (horripilante en gran cantidad de portátiles) y sobre todo, la pantalla.

Durante mis primeras investigaciones, topé -no recuerdo exactamente cómo- con los portátiles de mountain.es, una empresa que monta portátiles muy potentes de uso profesional… interesantes por múltiples razones, pero a mi juicio, demasiado caros y totalmente fuera de mi presupuesto. Descarté rápidamente esta opción, pero en fin, ahí está para quienes tengan el dinero.

Los mountain son potentes y configurables a la carta, pero caros.

Los mountain son potentes y configurables a la carta, pero caros.

Hablando de portátiles de alto nivel y precio, Adolfo de fotochismes.com me comentó que le tiene echado el ojo a la gama HP Zbook 17 Mobile Workstation con pantalla DreamColor: son portátiles tipo worsktation de 17″ y cobertura completa de AdobeRGB 1998… el problema, que no se distribuye en España, y que el precio es prohibitivo: más de 4.000 € según él mismo me comentó. Lo menciono aquí por si es del interés de alguien.

El artefacto en cuestión.

El artefacto en cuestión. Máximo nivel y máximo precio.

La siguiente opción que encontré se convirtió rápidamente en mi favorita: los Dell XPS 15. No he tenido ninguno en mis manos, pero por las especificaciones y los análisis que he visto, me parece un portátil fabuloso para mis fines: se ofrece en varias configuraciones, y en una de sus variantes más potentes, ofrece uno de los mejores procesadores disponibles actualmente en cuanto a potencia (i7 6700HQ de 4 núcleos), 16 GB de RAM DDR4, disco SSD de 512 GB, tarjeta gráfica nVidia GeForce GTX 960M con 2 GB de memoria DDR5 y pantalla táctil 4K con cobertura del 100% de Adobe RGB 1998 (aunque glossy), o bien pantalla FullHD (mate, por suerte) con cobertura del 100% de sRGB. Todo esto en un tamaño más parecido al de un portátil de 13″, aunque sea de 15, gracias a su diseño “Infinity Edge”, una pantalla con bordes muy finos. El principal problema es el precio: unos 2.000 € la versión FullHD, y 2.360 € la 4K (IVA incluido – ojo que a veces no lo incluyen en el precio que detallan). Hay más configuraciones posibles (versiones i5), pero en todas ellas el precio me sigue pareciendo muy alto en relación a las características.

Dell XPS 15

Dell XPS 15

En este punto empecé a preguntarme si no sería mejor bajar el listón en el apartado de la pantalla y, simplemente, comprarme un portátil razonablemente potente, pero sin tantas pretensiones. Por muy mala que fuese la pantalla, tampoco me iba a cambiar el rojo por el azul y el verde por al amarillo, y al fin y al cabo, si editase fotos con el portátil, siempre podría darles el visto bueno final en mi equipo de escritorio y hacer allí alguna corrección final si hiciera falta. No es la forma ideal de trabajar, pero podía ahorrarme mucho dinero. Me fijé en un Asus de precio muy ajustado para la potencia que ofrecía, pero que veo que en apenas unos meses ya ha sido reemplazado por otro, así que pondré aquí el nuevo (el que yo vi era negro, este es plateado):

Se trata de un i7 de última generación (aunque de 2 núcleos) con 8GB de RAM, 1 TB de disco duro, gráfica dedicada, un diseño aceptable, Windows 10 incluido… y todo por menos de 700 € (de hecho, hay una variante con i5 por 599 €). Muy tentador, ya que me permitía tener un equipo muy bueno a un precio contenido. Sin embargo, tenía algunas pegas, y la principal es que se trata de un modelo con pantalla HD (1366 x 768), y aunque bajase el listón, no quería renunciar a la resolución FullHD. Eso por no hablar de que la pantalla de este modelo es glossy y su calidad, desconocida (como es habitual en la mayoría de modelos), por lo que imagino que será del montón.

Pasé como un mes dudando: sinceramente, para quien pueda pasar sin FullHD y no tenga que hacer un trabajo crítico de color, creo que un modelo como el anterior ofrece muy buenas prestaciones a un precio adecuado. Pero claro, por apenas 200 € más, tenía modelos con FullHD… si bien ninguno me acababa de hacer tilín, en gran medida por que se mantenía el otro problema, sus pantallas eran glossy (horror) y sus datos de cobertura de color, igual de desconocidos. En algún momento fantaseé con alguno de los modelos Zenbook/Ultrabook de Asus. No estoy muy seguro de si este era el modelo que consideré, pero si no lo era, se parecía mucho:

En amazon no están muy claras las especificaciones, pero se trata de un i7 de última generación (6ª), 4 núcleos, 16 GB DDR4, pantalla 4K y disco SSD de 512 GB. Pero con estos modelos me pasó lo mismo que con otros como los Acer Aspire Nitro que también llegué a valorar: las prestaciones son altas, pero la información que encontraba sobre las pantallas en los análisis publicados en Internet era escasa o contradictoria. Y encima, la broma salía por unos 1.400 €… que no es la animalada de un Mountain o un Dell XPS 15, pero seguía siendo demasiado para mis posibilidades. En algunos momentos pensé en aceptar que la pantalla sería lo que Dios quisiera y jugármela, pero para eso, prefería volver a bajar el listón y contentarme con el Asus de menos de 700 € que puse más arriba – no tendría FullHD, pero es que hablamos de la mitad de precio.

Finalmente, di con otro modelo de Dell que me pareció que encajaba mejor en mi presupuesto:

Este Dell 5559 es un i7 de 2 núcleos con 16 GB de RAM y pantalla FullHD. Había estado a 1.100 €, pero en aquel momento estaba de oferta por unos 980 €. La pantalla era mate (bien), pero no sabía mucho más de ella, así que consulté directamente a Dell y tras investigarlo ellos, me aseguraron que alcanzaba un 95% de sRGB. Este último dato me creaba desconfianza, pues no encontré ningún análisis donde lo midieran. Además, el portátil traía disco duro normal de 2 TB; habría preferido un SSD de 512 GB, incluso aunque me hubiese salido algo más caro (2 TB es demasiado para mí). Pero por otro lado, estaba ya frito de tanto buscar, y además, como digo, estaba de oferta en aquel momento. Total, que lo pedí… y entonces me di cuenta de un detalle: la gráfica que traía era dedicada, pero no era la AMD R9 como yo creía, sino la AMD R5 M335. El dato estaba claro – el fallo fue mío, había estado mirando tantos portátiles que al final me confundí con otro. El problema es que la gráfica R5 no figura en la lista de tarjetas gráficas compatibles de Adobe. Como dije más arriba, no es imprescindible que aparezca ahí, de modo que inicialmente no me preocupó demasiado. Pero investigué un poco más, y entonces descubrí que otras personas que se habían comprado el mismo portátil estaban teniendo problemas de compatibilidad tanto con Photoshop como con Lightroom por culpa de esa tarjeta gráfica. Esto no es tan catastrófico como parece, ya que aunque traiga gráfica dedicada, siempre puedes optar por usar la integrada, que viene incluida igualmente (el sistema permite elegir qué chip gráfico usas según el programa). Pero, claro, tampoco era plan gastarse el dinero en algo que luego no me fuese a servir. El pedido ya estaba enviado y cobrado por amazon, así que tuve que rechazar la entrega, y con la coña de las fiestas navideñas, esperar casi TRES semanas a que me devolvieran el dinero.

Mientras esperaba que mi querido dinero volviese a la cuenta, seguí ahorrando lo que pude, e investigando. Fue por esta época cuando descubrí que MSI no solo hace portátiles para juegos, sino que tiene una gama “profesional” llamada Prestige. Esto en principio me habría dado igual, solo era una marca más, pero me enteré de que estos portátiles están orientados a creadores gráficos y que la pantalla es uno de sus argumentos de venta: son paneles PLS (los IPS de Samsung) con un ángulo de visión muy bueno, la pantalla cubre el 100% de sRGB y viene pre-calibrada de fábrica para representar fielmente dicho perfil de color. Me fije concretamente en este modelo, el MSI PE60 6QE-099XES (¿quién inventa estos nombres de modelo que parecen una sopa de letras?):

La cosa pintaba bastante bien; un i7 de última generación y 4 núcleos, 8 gigas de RAM DDR4, disco normal de 1 TB, tarjeta dedicada nVidia… hasta aquí nada fuera de lo normal en un portátil de este precio. Lo interesante era el ya mencionado panel IPS mate con resolución FullHD y cobertura del 100% de sRGB, y de algo más del 70% de AdobeRGB. Pero no todo era positivo: me desagradaba la extraña forma “picuda” de la carcasa (posiblemente, heredada de algún modelo para juegos), y el touchpad parecía un tanto cutre (según había leído, era un poco ruidoso al hacer clic). También habría preferido ahorrarme la unidad de DVD, pero en fin, en conjunto era lo más parecido que iba a encontrar a lo que buscaba.

Me fui a comprarlo a una tienda física ya que estaba más barato que en amazon, pero vaya: no lo tenían en stock. Me sugirieron volver la semana siguiente, ya que iban a recibir modelos nuevos. En aquel momento fue un chasco, pero en realidad tuve mucha suerte, ya que la semana siguiente, apareció en el catálogo de la tienda el siguiente modelo, el MSI PX60 2QD-084XES (otro nombrecito que se las trae):

Era 150 eurazos más caro y traía un procesador de 5ª generación (es decir, una anterior, la penúltima)… pero (1) no tenía la dichosa forma picuda en la carcasa ni el trackpad amorfo, (2) no traía DVD, con lo que era más fino y ligero y (3) además del disco de 1 TB, ¡incluía un SSD M.2 de 256 GB! Y por supuesto, con la misma pantalla del resto de la gama Prestige de MSI. Sinceramente, se me salía del presupuesto porque no traía sistema operativo, lo cual suponía apoquinar unos 110 € extra en una licencia de Windows 10 Home. Tuve que hacer algunos ajustes presupuestarios y sacrificios para llegar al precio, y tomarme un par de ansiolíticos para afrontar semejante desembolso, pero por fin tuve portátil.

Especificaciones del modelo MSI PX60 084XES

Especificaciones del modelo MSI PX60 084XES (clic para ver completo)

No voy a hacer un análisis completo del portátil porque no creo que valga la pena – en 4 días ya habrán sacado otro modelo o submodelo. Así que me limitaré a descatar algunos puntos positivos y otros negativos:

Positivos

Cumple lo que uno espera, que no es poco:

  • Rendimiento muy potente
  • Pantalla mate con colores fieles, magníficos ángulos de visión
  • Velocidad del SSD rapidísima (carga Windows en segundos).
  • Teclado retroiluminado con buen tacto.
  • No es totalmente metálico (combina metal y plástico) pero se siente lo bastante sólido, se puede abrir con una mano, pesa unos 2 kilos y es razonablemente delgado.
  • Aunque el sonido me da igual, es mejor de lo que esparaba (en parte por un software que incluye el controlador).
  • Tiene 2 salidas para conectar pantallas externas por HDMI y por mini-display port, pudiendo emplearse ambas simultáneamente, con lo que es posible usar 3 pantallas a la vez (la del portátil y 2 externas). Estoy es muy útil si pensamos alternar entre el uso como equipo portátil, y como equipo de escritorio conectándolo a monitores/teclado cuando estemos en casa, cosa que no sé si haré, pero me interesa mantener abierta esta opción.
Conectores. En el lado izquierdo (foto superior) tenemos el HDMI y el mini-display port.

Conectores. En el lado izquierdo (foto superior) tenemos el HDMI y el mini-display port. Los USB son 3.0.

Negativos

Pero también tiene pegas, admisibles para mí, pero pegas al fin y al cabo:

  • La batería es una castaña: dudo que puedas llegar a 2 horas ni en el mejor de los casos
  • La distribución de teclas es aberrante: la tipografía de las teclas parece “espacial”, el intro solo ocupa una fila (es corto) y algunas teclas están fuera del sitio que les corresponde en un teclado español, pese a que hay espacio para ponerlas donde les corresponde.
  • El ancho (de izquierda a derecha según se mira)  es un poco superior al habitual para un portátil de 15.6″
  • Ventiladores un poco ruidosos
  • El servicio técnico de MSI es PÉSIMO y sospecho que el control de calidad no sea el mejor del mundo: el primer portátil que me dieron era requete-defectuoso (a veces no arrancaba, el disco duro de 1TB aparecía y desaparecía, y la pantalla tenía fugas de luz por encima de lo aceptable). Me lo acabaron cambiando en la tienda sin problemas, y el nuevo estaba impecable, pero antes de eso tuve un intercambio de mensajes con el servicio técnico de MSI, solo disponible en inglés y atendido por gente escasamente capacitada, al menos en mi experiencia.
  • Aunque por 1.199 € me parece razonable para sus especificaciones, no es que sea precisamente barato. Según MSI, el precio de los paneles IPS de esta gama les ha supuesto un sobreprecio inevitable si querían ofrecer estas especificaciones de pantalla. Pero en un par de sitios llegué a ver por 1.400 €, lo cual ya es excesivo.

No obstante, pese a los puntos negativos, quiero dejar claro que estoy muy satisfecho, tanto por el hecho de haber terminado al fin con esta odisea, como por el portátil en sí. Tiene sus pros y sus contras pero tal como está el panorama, la combinación de características que reúne me parece muy buena.

Nota: Yo hablo del modelo MSI PX60 2QD 084XES de principios de 2016. Tened presente que con el paso del tiempo, MSI sacará versiones actualizadas que quizá tengan el mismo nombre o uno muy similar, pero sus especificaciones y precio no serán exactamente las mismas que he comentado aquí (de ahí que no valga la pena profundizar mucho más, como dije antes). Si buscáis análisis de cualquier portátil, tened en cuenta que esto es la tónica general con la mayoría de fabricantes: comprobad, por tanto, que el análisis consultado realmente se corresponda con la fecha de salida del modelo que os interesa.

Teclado del MSI Prestige - con teclas raras (véase ese símbolo ">" y "<" junto a la barra de espacio), pero de buen tacto y con retroiluminación regulable.

Teclado del MSI Prestige – con una distribución del teclado que parece diseñada por el mismísimo Sharad Mangalick para atormentarnos (véase por ejemplo ese símbolo “>” y “<” junto a la barra de espacio), pero por lo demás, de buen tacto y con retroiluminación regulable.

Conclusiones finales

En mala hora se me ocurrió escribir esta entrada: es increíble la de tiempo que me ha absorbido. Y lo peor es que como ya dije al principio, en 4 días quedará obsoleta. De hecho, he tardado tanto en escribirla desde que empecé en diciembre de 2015 hasta que he terminado ahora, a finales de marzo, que creo que algunos precios y observaciones ya empiezan a estar caducos (nota: no es que haya estado 4 meses escribiendo, es que he ido haciendo pausas).

Quería acabar recomendando que, si estáis pensando compraros un portátil, leáis también entradas sobre este tema de otra gente. Pero id con ojo, y os digo por qué: tenía pensado poner aquí, al final, un par de enlaces a otros artículos de este tipo que tenía guardados desde septiembre del año pasado, con títulos como “Guía para comprar portátil en 2015“. Tampoco es que me parecieran la bomba, pero en fin, por animar al personal a leer otras recomendaciones. Bien, pues me acabo de dar cuenta de que, sin modificar un ápice el contenido, ambos han cambiado su título a “Guía para comprar portátil en 2016“. Qué astutos. El motivo es que son temas que atraen muchas visitas, y si pones “2016” recibirás más visitas, aunque el texto igual lo hayan escrito en 2014. Eso me parece tomarle el pelo a la gente. Así que no los pondré y en su lugar enlazaré solo a una entrada que aunque está en inglés, me parece bastante completa sobre este tema y con el acento puesto en informar y no en posicionarse en buscadores: Windows Photo Editing Superguide. Me gusta porque en cada componente da una recomendación triple en plan “insuficiente / adecuado /alto rendimiento“, y no es difícil de interpretar, pienso yo, aunque no entendáis demasiado bien el idioma.

El momento decisivo de la compra

Una larga epopeya que concluye al desenfundar la tarjeta de crédito ante la pantalla o delante de un mostrador.

Termino de una vez. En esta larguísima y casi interminable entrada he tratado sobre todo de reflejar mi experiencia y extraer de ella algunos consejos o pistas que a mí me habría gustado que me contasen hace unos meses. No me canso de repetir que puede contener inexactitudes (esto es larguísimo y cada vez que lo reviso, cambio algo), que perderá contexto con el paso del tiempo, y que recomiendo que -con las precauciones ya señaladas en el párrafo previo- investiguéis por vuestra cuenta en Internet.



(han inventado una cosa llamada Google que es increíble). Aunque seguro que en los comentarios de esta entrada, con el tiempo, acabo recibiendo preguntas a porrillo sobre modelos específicos en plan “¿este portátil es bueno? ¿es mejor tal o cual?“. En primer lugar, yo os maldigo, terrícolas. En segundo, ya adelanto la respuesta: no tengo ni idea, yo ya no sigo el mercado de portátiles y lo que sé, está explicado aquí, precisamente para que cada cual sea capaz de hacer sus averiguaciones y juzgarlas. Dicho esto, sobra decir que quien quiera usar los comentarios para compartir sus hallazgos o hacer sus recomendaciones, será bienvenido/a.

Espero en todo caso que la información haya sido interesante en alguna medida, porque yo desde luego he acabado hasta los mismísimos cataplines de escribir este monumental tostón: ¡gracias por leerlo!
Photoshopeando participa en el Programa de Afiliados de Amazon EU, un programa de publicidad para afiliados diseñado para ofrecer a sitios web un modo de obtener comisiones por publicidad, publicitando e incluyendo enlaces a Amazon.es



Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Comments

  1. Menudo curro de entrada,,estoy buscando para mi marido un portatil q sea barato y que le sirva para uso fotografico,,me ha parecido muy interesante gracias

  2. Se agradece mucho el trabajo, y en lo personal me sirvió como refuerzo de confianza a comprar un Dell. Un saludo.

  3. Después de llegar hasta al final de esta entrada me he sentido obligada a comentar y darte las gracias por el trabajo puesto en escribir y detallar tan perfectamente todos los aspectos a tener en cuenta. Ahora mismo estoy en la misma situación que tu en aquel momento, en busca del portatil perfecto… y vaya que es díficil. Por ahora he acotado a 3 cosas que considero imprescindibles, pantalla Full HD, i7 y 8GB de RAM, y a poder ser que sea bonito, que no están fácil!

    Mil gracias de nuevo por tu artículo.

    Un saludo,

    Cris

    1. Author

      Cris: Muchas gracias, me alegro, la verdad es que es una tarea complicada lo de elegir portátil pero si al menos uno se va fijando criterios y empieza a filtrar, las cosas se van ordenando. Un saludo.

  4. Menudo curro, me ha servido mucho, gracias, independientemente de la fecha y actualización de equipos y demas, he podido sujetar un par de conceptos q tenia muy en el aire, buscar un ordenador para capture 1 PS LR Y demas cosas q uso para la edición es un suicidio, ahora tener conceptos mas claros por leer tu currazo es algo que hay que agradecer!

    1. Author

      Saqui44: Pues me alegro un montón pues esa era la intención, ayudar a ordenar un poco los criterios y pensamientos, porque con tanto modelo y opciones, se hace complicado. Gracias por tu comentario!

  5. Gracias, detallado y conciso me ha servido de mucha utilidad, que tal la pantalla para retoque

  6. Busco un portatil para Photoshop en casa, en plan de aficionado, tengo montado un PC fotografico con un monitor Dell 98% adobe SRGB este modelo DELL 2415H desde hace 3 años, pero este ultimo año no lo he usado lo que me gustaria ya que esta instalado en el escritorio de la habitación de mi hija y cuando no esta estudiando esta durmiendo, por lo que busco un portatil para retocar mis fotos por las noches y no tengo lugar material posible donde poner otro PC, por lo que habia pensado en un portatil, que gama de adobe SRGB soporta, he leido la pagina de msi y dice cerca del 100% de adobe SRGB, estoy entre estos 3 modelos de MSI de 17″:

    MSI PE72 7RD-1040XES – i7-7700HQ – GTX 1050 – 16GB – 1TB HDD + 256GB SSD – 17.3”
    MSI Stealth Pro GS73 7RE-027XES – Ordenador portátil de 17.3″ FHD (Kabylake i7-7700HQ, RAM de 16 GB DDR4, HDD de 1 TB y SSD de 256 GB, Nvidia GeForce GTX 1050 Ti
    https://www.amazon.es/MSI-Raider-GE73-7RD-021XES-Ordenador/dp/B076D59WDH/ref=sr_1_8?s=computers&ie=UTF8&qid=1511778168&sr=1-8&keywords=msi+ge

    Aparte de acabados, la diferencia esta en la gráfica que para edicion de fotos NO video me da un poco igual. Lo que no encuentro en la RED si de un modelo a otro la pantalla mejora la representación de color o no.
    Por eso te preguntaba como representa los colores tu unidad msi PE, ya que por precio es la mas ajustada.

    Saludos

    1. Author

      Goyo: Ok, es que pensaba que igual te referías a qué tal era retocar con pantallas (o sea, con pantallas táctiles).
      Si hablamos del MSI Prestige que yo tengo, estoy satisfecho con la pantalla, no he analizado con el calibrador si realmente la cobertura RGB es la que pone, pero comparado con la pantalla de mi portátil previo, no hay color (en el buen sentido).
      Lo único, que el perfil que trae de serie lo veo un pelo desviado hacia tonos cálidos, al principio dudaba, ahora estoy más seguro, pero no he hecho tampoco mediciones precisas ni recalibración porque hasta hace unos meses tenía un calibrador que no me servía para el portátil, ahora tengo otro y quiero re-calibrarlo pero no he encontrado el momento. Es por eso que no me pronuncio con contundencia sobre esto.
      Pero en fin, que yo contento con la pantalla, dentro de lo que se le pueda pedir a un portátil sin irse a los Dell o modelos equivalentes más caros. Saludos.
      Los modelos que pones de prestaciones se ven más que bien, lo que no sé el tipo de panel si se supone que también es ips, etc. o no, no he mirado a fondo (a veces es complicadísimo que aclaren el tipo de panel en un portátil). Yo con esto me volví loco y en parte si elegí este fue porque era de los pocos que especificaban.

  7. Hola Carlos! Interesantísima entrada me la he leido de la A a la Z enhorabuena.

    Yo la verdad es que pensaba que comprarse un portátil iba a ser bastante más fácil pero veo que no… En mi caso soy fotógrafo de paisaje y viajo muchísimo y aunque en mi casa tengo un pc de torre y un monitor Eizo bastante decente… cuando viajo nunca hago nada y la verdad es que veo que estoy perdiendo mucho tiempo que podría rentabilizar si tuviese un portátil razón por la que decidí comprarlo.

    Me lancé a la compra y tras indagar un poco me compré este:

    “ASUS GL553VD-DM468T – Portátil de 15.6″ Full-HD (Intel Core i7-7700HQ , 12 GB RAM, 1 TB HDD, SSD de 128 GB, Nvidia GeForce GTX 1050, Windows 10 Original”

    El portátil tiene un diseño precioso, en aluminio y los componentes se notan de calidad… y es cuando lo enciendo y… se ve FATAL. Me quedo a cuadros… es como comprarse un mercedes y que le pongan las ruedas de un twingo….

    Tras mucho dudar y estar un tiempo intentar haciéndome a él. No lo consigo por mucho que lo intente… Veo que tiene un panel TN con un porcentaje NTSC bastante pobre.. 45%! Vaya castaña con razón en amazon no ponía nada al respecto….

    En definitvas cuentas que ahora me encuentro igual que al principio Tengo 1500€ pero por mucho que mire no termino de encontrar un portátil de 15 pulgadas con 12gb de ram o más, un micro decente, una tarjeta gráfica más o menos interesante y lo más importante y de lo que suelen adolecer todos de una patalla 100% sRGB o cercana a este valor…

    He estado indagando en el portátil que pones pero no lo encuentro en Amazon… O un modelo similar al que busco…

    He encontrado este: https://www.pccomponentes.com/msi-gs63-7re-048xes-stealth-pro-intel-core-i7-7700hq-16gb-1tb-256ssd-gtx1050ti-156

    Con supuestamente pantalla IPS. Pero nuevamente no pone nada del espacio de color que cubre en la descripción lo cual me mosquea bastante…. He preguntado a MSI pero siguen sin responderme…

    ¿Podrías echarme una mano compañero? Manda narices lo de los portátiles que mosqueado me tiene….

    Un saludo y gracias por el blog igualmente, lo suelo leer a menudo.

    1. Hola Pablo, te he leído en nikonistas, al final el portátil me he comprado, recomendado por unos becarios informaticos que hay en mi trabajo y están muy puestos al día, este sitio Clevocentre, es una empresa portuguesa que se dedica al portátil para gaming y tiene equipos muy potentes, tienen chat para preguntas y te responden muy rápido y en español, se paga por transferencia bancaria y te lo envían por mensajería, el mio me ha salido por 1.186.- € tiene: pantalla de 17,3 pulgadas NTSC 72% alrededor de un 94% adobe SRGB, PROCESADOR I7700HQ, disco sólido de 525, 16 gb de RAM DDR4 2400 en un solo blister y tarjeta GTX TI de 4GB DDR5. Te dejo el enlace de la página
      https://clevocenter.es
      No te puedo decir como es la pantalla porque debido al puente en Madrid, les pedí que me lo enviaran la semana que viene y así no estar el paquete en algún almacén o furgoneta de MRW, me llega el martes 12.
      Si tienes alguna pregunta más soy goyo2g en Nikonistas.

      1. Author

        ¡Gracias Goyo por responder a Pablo, y por el aporte!

        Pablo: Mi objetivo, como comento en la entrada, es dar unas pautas para quien tenga confusión o no sepa exactamente qué es cada cosa. Más allá de eso, la investigación la ha de hacer cada cual, porque lo mío es la fotografía más que la informática, aunque reconozco que la tarea de investigación es gravosa, especialmente con la pantalla. Por eso es posible que al final el argumento que decante la balanza no sea tanto saber a ciencia cierta que uno es el mejor, sino al contrario, saber que no es el peor (porque fácilmente puede ocurrir lo que dices, que no indiquen nada, y luego sea un TN con cobertura pobre). O sea, tener unas especificaciones garantizadas, y no jugárselas.
        Incluso he leído de casos donde no dan datos, y según el lote de fabricación, cambian el suministrador de pantallas. Por eso lo idóneo es que el fabricante garantice las especificaciones de la pantalla, como decía.
        En cuanto al que puse de msi, aunque lo encontrases, seguro que en este año y medio ha salido algo equivalente mejor.
        Dicho todo esto, de todos modos, si no va a ser tu equipo principal, quizá tampoco necesites algo que sea la creme de la creme, solo asegurarte que no se vea mal.
        Un saludo y gracias por comentar, y si finalmente hicieras algún hallazgo interesante, será bienvenido que lo compartas con nosotros.
        Espero que el consejo de Goyo te sirva, un saludo y gracias por comentar.

        1. Gracias a ambos Goyo y Carlos… La verdad es que tiene muy buena pinta el tuyo Goyo y si pudieras decir impresiones una vez lo recibas lo agradecería muchísimo. Me tira para atrás el que sea de 17,3 pulgadas ya que yo lo que busco es que sea de 15 (por el tema de la portabilidad y peso), ips y más o menos 100% sRGB pero por el precio al que lo has comprado me parece una compra acertadísima. Hoy tras seguir indagando muchísimo he visto que los nuevos paneles IPS que montan los portátiles MSI StealthPro de 1800€ hacia arriba es 100% sRGB con panel 4k y he visto uno… que es una preciosidad y tiene todo lo que busco y más… es algo caro pero tal vez merezca la pena. De cualquier modo voy a estar un tiempo pensándolo….

          https://es.msi.com/Laptop/GS63VR-7RF-Stealth-Pro.html

          https://www.pccomponentes.com/msi-gs63vr-7rf-633es-intel-core-i7-7700hq-16gb-1tb-512ssd-gtx1060-156

          Creo que es una buena alternativa sin llegar a los mountain o los dell XPS 15 que ya el precio se va de madre superando con creces los 2000€…

          1. Pablo los hay tambien de 15,6 pulgadas mira la pagina. Los becarios de mintrabajo me comentaron que esa empresa fabrica algunos modelos para msi hay algun modelo sobre los. 1500 que montan paneles IPS conecta con ellos en el chat diles lo que quieres y el presupuesto y ellos te envian modelos montados por ellos y precio. Saludos
            Yo no queria pasarme de 1000 pero creo que tengo portatil para años

          2. Pues muchísimas gracias Goyo. El lunes mismo contactaré con ellos a ver que presupuesto me pueden hacer hasta 1500€…

            Un saludo y gracias de nuevo!

Leave a Comment