¿Cuándo guardar en JPEG y cuándo en GIF/PNG?

In Photoshop by Carlos A. Oliveras12 Comments

Ya que hace poco hablé del tema de los formatos de imagen (aquí la introducción), quizá sea buen momento para tocar otro asunto que reservaba para un vídeo: cuándo grabar en JPEG y cuando en GIF (también hablaré del PNG, pero lo dejo para el final). Este tema es más útil para diseñadores o para uso general (dibujos, gráficos, capturas de interfaz/ventanas) que para fotografía, pero con cierta frecuencia veo en Internet casos donde se usa el JPEG para imágenes que en GIF (o PNG) se verían mejor y ocuparían menos, así que creo que no estará de más explicar las diferencias y ventajas de los formatos GIF y PNG sobre el JPEG.

El formato GIF

El GIF es un veterano formato de imagen que emplea color indexado, lo cual significa que codifica los colores RGB con una tabla y los referencia desde un único canal. Esto permite reducir el espacio necesario para almacenar los datos, pero implica trabajar con una paleta más bien pequeña: 256 colores como máximo (en el caso del GIF), en comparación con los 16 millones de un JPEG con 3 canales de 8 bits. Es por este motivo que el GIF no nos va a resultar útil para fotografías, pues las escenas del mundo “real” contienen demasiados tonos diferentes como para representarlos correctamente con una paleta tan limitada:



jpeg_vs_gif_foto

La paleta más reducida de los GIF permite reproducir fácilmente zonas de colores uniformes, pero dificulta la representación de degradados o transiciones como los que encontramos en la mayoría de fotografías. En este caso he aumentado la imagen al 200% para apreciar mejor el problema.

Sin embargo, el formato GIF tiene ciertas ventajas:

• Comprime sin pérdida, de modo que no crea defectos como los de la compresión con pérdida de los JPEG (efecto pixelado y contornos mal definidos)

• Admite el uso de transparencia

• Admite el uso de animaciones (los clásicos “gifs” animados que tanto dieron la lata en su día)

Uno de los millones de escalofriantes GIFs animados que nos torturaban en los años 90. Cuantos más tuviera una página web, mejor, o al menos eso parecía pensar mucha gente. (Nota: No todos los navegadores reproducen correctamente los GIFs animados).

Uno de los millones de escalofriantes GIFs animados que nos torturaban en los años 90. Cuantos más tuviera una página web, mejor, o al menos eso parecía pensar mucha gente. (Nota: No todos los navegadores reproducen correctamente los GIFs animados).

Lo que más me interesa poner de relieve en esta entrada es la primera ventaja: significa que en aquellos casos donde la imagen sea un gráfico (no una fotografía), podremos guardar la imagen preservando perfectamente los contornos nítidos y las zonas de color lisas. Una imagen vale más que mil palabras, así que veamos algunos ejemplos donde el GIF aventaja al JPEG en calidad, con un tamaño en disco normalmente menor, cuando se trata de elementos que se pueden representar bien con 256 colores o menos:

La imagen está ampliada al 200% para apreciar mejor cómo el GIF conserva contornos definidos y fondo liso totalmente limpio, mientras que el JPEG, además de ocupar más, arruina esta limpieza de contornos y fondo con sus característicos artefactos de compresión

La imagen está ampliada al 200% para apreciar mejor cómo el GIF conserva contornos definidos y fondo liso totalmente limpio, mientras que el JPEG, además de ocupar más, arruina esta limpieza de los contornos y del fondo con sus característicos artefactos de compresión.

La ventana “Guardar para web” (Archivo/Exportar…/Guardar para web…) facilita este tipo de comparaciones desde Photoshop. Aquí vemos otro ejemplo, también ampliado al 200%, donde tenemos en la parte superior la versión en GIF de 128 colores, que ocuparía 6,6 KB, y debajo la versión en JPEG con calidad 40, que ocuparía 8,5 KB con una calidad peor:

Clic para ampliar y ver en tamaño y calidad real

Clic para ampliar y ver en tamaño y calidad reales.

Un caso particular donde nos interesa usar el GIF es el de las capturas de pantalla donde aparezca la interfaz de algún programa, pues suelen tener pocos colores, contornos bien definidos (bordes de los elementos) y texto en menús y botones que es importante distinguir bien. Primero veamos la versión en GIF de 32 colores, que ocupa 11 KB:

captura_gif

Y ahora, la versión en JPEG con calidad 40, que ocupa 17 KB: si prestáis atención, veréis que incluye contornos “sucios” en las letras y zonas lisas:

captura_jpeg

El formato PNG

No quiero alargarme mucho en esta entrada, pero no puedo terminarla sin mencionar que el formato PNG nos permite hacer lo mismo que el GIF y, a la vez, disponer de más posibilidades; de hecho, el PNG se diseñó como sustituto del formato GIF. Las siglas del PNG abarcan una serie de variantes:

– Permite guardar imágenes de color indexado como el GIF, también con un límite de 256 colores (PNG 8, es decir, de 1 canal de 8 bits)

– Permite guardar una imagen con varios canales, tanto en 8 bits (PNG 24, es decir, 3 canales de 8 bits), como en 16 (PNG 48 – 3 canales de 16 bits)

– Adicionalmente, permite guardar un canal alfa que determine la transparencia como en un GIF, pero con mayor precisión (el GIF solo admite negro o blanco, mientras que el canal alfa de un PNG es una escala de grises)

Además de lo anterior, es importante subrayar que el formato PNG emplea compresión sin pérdida. En el caso de fotografías, quizá no sea tan interesante, porque para guardar sin pérdida en 8 o 16 bits ya tenemos el TIFF, y además, el formato PNG y Lightroom no se llevan bien al 100% (Lightroom no admitió la importación de PNGs hasta la versión 5, y no permite exportar en este formato). En todo caso, Photoshop sí que lo lee y lo guarda sin problemas, así que por un lado el PNG es una opción más que tenemos como formato final para imágenes RGB, y por otro lado, en casos que se puedan representar bien con una paleta de 256 colores o menos (gráficos, dibujos, diagramas, capturas de pantalla…), viene a ser como el GIF, pero con una compresión algo más eficiente y más posibilidades en cuanto a transparencia. Veamos un ejemplo comparativo de calidad y tamaños en KB:

De izquierda a derecha: JPEG calidad 30 6,53 KB - GIF 16 colores 4,60 KB - PNG 16 colores 3,56 KB

De izquierda a derecha:
JPEG (calidad 30) 6,53 KB – GIF (16 colores) 4,60 KB – PNG (16 colores) 3,56 KB

El PNG ha vivido a la sombra del GIF mucho tiempo dado que el GIF es un formato más antiguo y tradicionalmente ha sido sinónimo de una mayor compatibilidad con navegadores y visualizadores de imágenes, pero hoy en día no creo que haya motivos de peso para no usar el PNG, salvo que queramos crear un gráfico animado, en cuyo caso el GIF animado sería la opción más recomendable (en realidad existe una variante de PNG que admite animación, pero no es tan “estándar”).

En resumen y para quedarnos con la copla: lo realmente importante de esta entrada es que si vais a guardar gráficos relativamente sencillos (sin elementos fotográficos ni combinaciones de degradados), capturas de pantalla o gráficos para una página web, seguramente os va a ir mucho mejor con un GIF o un PNG 8 que con un JPEG: conseguiréis mayor calidad y menor tamaño. ¡Un chollo, vamos!



Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , ,

Comments

  1. Buenas Carlos, en principio todo lo que comentas se cumple pero, ¿por qué cuando hay mucha cantidad de rojo en una imagen, sea fotografía o gráfico, facebook lo revienta?,no lo entiendo. Gracias y ánimo.

    1. Author

      Hola Antonio: Sobre lo que preguntas, me temo que no tiene una respuesta “técnica” clara: el motivo es que cuando subes una foto a Facebook, el archivo se reprocesa automáticamente y se convierte a jpeg con un perfil de color “c2” que creo que se han inventado ellos. Supongo que el proceso exacto ha ido evolucionando con los años y seguirá cambiando, pues no es un tema estándar como el GIF, el JPEG o perfiles como el sRGB – es algo totalmente “sui géneris” de facebook.
      No obstante no estás solo – a menudo me preguntan este tipo de cosas (“por qué tal aspecto de mi foto se ve mal cuando la pongo en facebook”) pero mi respuesta siempre es la misma… facebook no respeta los datos de tu foto tal como tú la subes, ellos la reprocesan y por tanto es posible que no se vea exactamente igual que la original.
      Dicho esto, creo recordar que al subir una foto, hay alguna opción (una casilla, creo) para maximizar la calidad… quizá solo aparece al subirla y crear un album, no estoy seguro. Si así es, quizá eso ayude. También podría ser que haya algún truquillo como por ejemplo crear una versión de la foto para facebook con los rojos algo menos saturados, igual así no los revienta. Ah, y aparte por lo que pueda ser, yo la convertiría a sRGB antes de subirla a facebook. Más allá de eso, no sé si hay algún otro truco que pueda ayudar.
      En todo caso gracias por comentar, un saludo.

  2. Hola Carlos, tengo una pregunta y tal vez sea muy ignorante pero la verdad no tengo ni idea. Me gustaría saber que pasa si guardo un archivo desde el origen con jpeg, esta imagen pierde calidad? Y que puedo hacer para sustituir el jpeg y que no pierda su definición la imagen las más que se pueda además de que pese un poco menos?

    1. Author

      Hola Nancy, no hay preguntas ignorantes… como siempre digo, nadie nace enseñado así que en un momento u otro todos nos hemos hecho esas preguntas.

      Si guardas en jpeg, la imagen pierde calidad, pero de una forma que no se nota. El jpeg es un sistema “astuto” de eliminar información y por tanto crear archivos pequeños, sin que se note mucha diferencia o ninguna. Ahora bien, si luego abres de nuevo esa imagen en jpeg para retocarla, ahí sí que tienes un problema porque en cuanto intentes reajustar tonos o colores, esa pérdida de calidad que no se notaba, ahora sí se notará. Quizá poco, quizá mucho, pero se notará. Es como un plato cocinado que luego uno intenta recalentar: el jpeg es para consumirse como está, y no tocarlo más.

      Si quieres guardar la imagen sin perder calidad, sugiero que guardes en TIFF. En esta entrada hable sobre estos asuntos, y en la anterior a esa también. Alternativamente, puedes guardar en PNG desde Archivo/Guardar como…, eligiendo “PNG” en el desplegable – este formato también conservará toda la calidad.

      Lo importante es entender que el jpeg es, digamos, para guardar 1 vez. Si luego abres y guardas y abres y guardas, cada vez se deteriora. Es posible que si usas ajustes de calidad altos (al guardar en jpeg te pregunta un valor de calidad), no se note tanto… pero está ocurriendo. En cambio con TIFF (o PNG) si abres y guardas, no ha variado ni un ápice la calidad del archivo.

      Eso sí, en caso de guardar en un formato que no pierda calidad como el TIFF, el archivo ocupa muchísimo más. No se puede tener todo (calidad y un tamaño pequeñito como el jpeg). Pero la idea, como expliqué en las entradas previas, es ir usando archivos “de trabajo”, aunque ocupen mucho, y al final ya cuando hayas terminado, generar el jpeg o lo que sea.

      Si no se entiende algo de lo anterior, o puedo aclarar alguna duda más, ¡pregunta! Gracias por comentar y saludos.

  3. Un tema interesante para los diseñadores autodidactas como quién esto escribe.
    Muchas gracias.
    saludos.

  4. Excelente, comprendi muchas cosas y dudas sobre ese tema. Gracias Carlos.

  5. Caramba Carlos, tienes la virtud de solventar en un par de entradas un montón de dudas que tenía. ¡Como echo de menos tus vídeos!

    1. Author

      Hola Fernando, contesto agregadamente a este comentario para agradecer que hayas mirado todas estas entradas, y por supuesto por los comentarios! Un saludo 🙂

  6. Hola, que buena discusión, estoy enloquecida, tratando de entender lo siguiente… Si yo tengo fotos que edité, y me gusta como quedaron, pero no se si algun dia, las pasaré a papel o no… como las guardo en un jpg con un tamaño razonable y 300 ppi? O sea que no pesen mas que unos 10 mgb? Y lo que no tengo idea es como se acoplan las capas de la edición!!! BUahhh recien empiezo a entender Photoshop y la vida ya no es tan larga jjajajajaa,Gracias Carlos, y saludos desde Uruguay.

    1. Author

      Daniela: Hola, a ver por partes. De entrada olvídate de los de los 300 ppi, tú guardas una imagen que tiene un ancho y un alto en píxeles, eso es lo real. Ponerle 3 ppi o 3 millones de ppi no cambia nada, simplemente el tamaño de impresión si imprimes al 100% (lo que pasa es que la gente confunde cambiar ppi, con cambiar el tamaño en píxeles a través de los ppi marcando la casilla “remuestrear”, lo cual son cosas muy distintas). Es un tema más largo que está descrito en una serie de entradas que empiezan por esta.

      Dicoh esto, para acoplar capas puedes ir al menú Capa y elegir “Acoplar capas”, pero realmente no hace falta que lo hagas en este caso, porque si tú guardas en jpeg, la versión guardada estará acoplada automáticamente, ya que el jpeg no admite capas.

      Por último, sobre el tamaño, yo te recomiendo que vayas a “Guardar para web – su posición en el menú varía según la versión, puedes estar en Archivo/Guardar para web, o en Archivo/Exportar/Guardar para web. Una vez en esta ventana, puedes cambiar el tamaño y la calidad y ver el tamaño resultante – está explicado en esta entrada

      De todas formas, tras todo este rollo el resumen sería: ve a Guardar para web, elige jpeg, y ve bajando el valor de calidad hasta que veas que el tamaño en megas que ocupa (que te indica en la ventana abajo a la izquierda, debajo de la foto) sea el adecuado. Adicionalmente, puedes reducir el tamaño en píxeles de la imagen si es necesario (desde la misma ventana, parte inferior derecha).

      Entiendo que es complicado todo este tema, pero poco a poco se incorporan piezas al puzzle y al final todo tiene coherencia. Un saludo y gracias por comentar.

Dejar una respuesta