El (posible) fin de los pícaros en amazon: Crónica de una putrefacción anunciada

In General by Carlos A. Oliveras12 Comments

Hace ya unas semanas comenté de pasada que me había bajado del “tren” de las opiniones a cambio de productos en amazon, a causa de la progresiva incomodidad experimentada, al filo del asco. Tenía pensado comentarlo con más detalle en algún otro vídeo, pero finalmente lo haré en esta entrada de texto. También explicaré que, por fin, amazon (de EE. UU., no de España) está tomando cartas en el asunto, o empezando a hacerlo.

Nota 1: Para evitar confusiones, quiero repetir una vez más que amazon es mi plataforma favorita para la compra online. Hoy por hoy solo puedo decir cosas buenas como cliente – las prácticas que denuncio en esta entrada son responsabilidad de usuarios que abusan de la confianza que amazon ha depositado en ellos, y en todo caso, afectan a una minoría de productos, normalmente de precio bajo. Desde luego, también pienso que amazon no ha sabido atajar a tiempo este problema, pero lo considero un mal menor que no empaña mi valoración global de la empresa, que si por algo destaca es por su buen servicio y fiabilidad.
Nota 2: Lo que aquí menciono no tiene nada que ver con el Programa Vine, que es algo similar -productos a cambio de opinión- pero siempre correctamente identificado y controlado por amazon.

Decíamos ayer…

Antes de nada, por si alguien no sabe de qué hablo, haré un breve recordatorio del tema: resulta que en amazon hay miles de opiniones de producto (opiniones que, como sabréis, ayudan a tomar decisiones de compra) que han sido escritas por gente que no ha comprado el producto, sino que se lo han regalado a cambio de opinarimparcialmente“. El fenómeno no es, ni mucho menos, exclusivo de amazon – Internet está llena de opiniones de este tipo, donde el “opinador” recibe algún tipo de compensación a cambio de su reseña, ni que sea el hecho de conseguir gratis dicho producto. Esto puede sonar sospechoso, pero no tiene nada de malo, siempre y cuando la persona que analiza el artículo deje claro que se lo han regalado o que le pagan por opinar. Es más, es un sistema que puede resultar muy positivo para todos los implicados; al fin y al cabo, es una forma de tener más información de productos que acaban de salir al mercado, o cuyo fabricante no ha facilitado toda la información deseable. Pero claro, tampoco hace falta ser un lumbreras para intuir que esto propicia opiniones “benevolentes” por parte de aquellos más interesados en su beneficio propio que otra cosa, y que no quieren morder la mano que les da de comer. Por tanto, hay que saber filtrar un poco y poner las cosas en cuarentena cuando se trata de una reseña de este tipo, y de ahí la importancia de que quien escribe estas opiniones sea transparente y no oculte este dato. El asunto es que el verano pasado me surgió la oportunidad de introducirme en este mundo, y recibir productos vendidos en amazon a cambio de opinar libremente sobre ellos. Lógicamente, a nadie le molesta recibir productos gratis, pero aparte de eso, pensé que podría aportarme temas para el canal/página si conseguía productos relacionados con fotografía, aunque fuesen cutradas. [Nota: Aquí podéis leer otra explicación de todo este sistema – Amazon y la verdad sobre el top reviewers]

Captura de una de mis video-reviews.

Mi experiencia como opinador

Bien, ¿qué pasó a partir de aquí? Pues que la falta de escrúpulos muy extendida en este inframundo me acabó pudiendo (que no pudriendo, ojo). Yo ya sabía que en el caso de amazon había una serie de pícaros que le echaban cierto morro al tema: muchos de estos espabilaos omiten deliberadamente en sus reseñas que su opinión es “patrocinada”, por no hablar de que otros tantos son una máquina de hacer opiniones como churros, limitándose a repetir lo que pone en la página de venta o en la propia caja, inventarse cualquier cosa, decir que el artículo es una cosa fabulosa, y arreando. Pero conforme me adentraba más en este mundo y me fijaba más en lo que hacían otros, peor era el panorama que veía, tanto en el porcentaje de gente dada a estas prácticas, que inicialmente pensaba que era menor, como en los niveles de jeta a los que llegan algunos. Porque una cosa es tener un sesgo favorable o hacer opiniones que aporten muy poco, y otra, inventarse las cosas siendo plenamente consciente de que estás engañando para obtener un beneficio (que te sigan mandando productos). Lo primero puede justificarse con la libertad de cada uno, pero lo segundo encaja en la definición de estafa y me parece muy grave. Hace unos meses, no habría pensado que tanta gente estuviera dispuesta a rebajarse tanto por tan poco. Pero así es (aunque, evidentemente, no es el caso de todo el mundo – aquí me voy a estar enfocando a lo peor, por así decirlo).

Aunque a veces me he quejado de los que miden y pesan todo en sus opiniones, también es cierto que en ciertos productos, esto tiene su utilidad. Pero creo que otros abusan de ello y lo emplean como un simple “relleno” de opiniones insustanciales.

Dicho esto, y por intentar justificar mi error de cálculo, añadiré que durante este año 2016, la degradación moral de mucha gente se ha ido acelerando hasta llegar a niveles de putrefacción, o al menos esa fue mi percepción. Las opiniones “incentivadas” (así las llama amazon) han alcanzado proporciones epidémicas los últimos meses. En algunos productos resulta que la mayoría de opiniones publicadas son de este tipo, lo cual me parece desproporcionado como mínimo, independientemente de la calidad de estas opiniones. Es una auténtica lástima encontrar opiniones de compradores genuinos que han “picado” y que, inocentemente, se preguntan cómo es posible que ellos hayan recibido un producto mediocre cuando las otras 20 opiniones del producto son de gente que solo cuenta maravillas. Por suerte, esto solo pasa con una minoría de productos dentro del inmenso catálogo amazónico… pero pasa.

Vendedores que compran y compradores vendidos

En el bando de los vendedores no he detectado tanta cara dura, pero también me he encontrado con presiones de todo tipo para dar valoraciones positivas (a veces también con productos comprados). Incluso hay grupos organizados para votar negativo las opiniones que no gustan al vendedor, o comentaristas pícaros que también se dedican a dar votos negativos a los que invadimos su feudo, para intentar que pierdas posiciones en el ranking y no les hagas sombra. De hecho, recientemente opté por eliminar todas mis opinones “incentivadas” de amazon, y al hacerlo reparé en que mientras mis opiniones “normales” tenían votos positivos en general, casi todas mis opiniones de productos cedidos estaban infladas a votos negativos. Esto no me ha extrañado tanto dado que las dos veces que entré en el top 50 recibí en menos de 24 horas una lluvia de votos negativos en todas estas opiniones. Saquen conclusiones.

Además de pocos escrúpulos, estos vendedores son francamente pesados y te bombardean con sus emails. No obstante, a algunos les basta con uno para dejar claro el lodazal en el que quieren meterte. Como ejemplo de esta peculiar compra-venta de opiniones donde el vendedor te compra y tú te vendes, paso a mostraros un email que recibí en su momento, y que creo que resume un estado de las cosas en el mundo de las “opiniones incentivadas“. Obvio el nombre de la empresa (aunque no la conocía de nada ni encontré informacion de ella en Internet):

Buenos días
Me han elegido como administrador y encargado de un grupo de 10 personas (Estamos en Whatsapp) las cuales realizaremos reseñas para la empresa XXXX
Seremos un grupo de “Elite” de esta empresa, los cuales encargados de realizar reseñas en base a estas reglas impuestas por el gerente de la empresa:
– Realizar reseñas siempre con 5 Estrellas en todos los casos. En el caso de encontrar puntos negativos intentaremos suavizarlos en lo posible como si no tuviera tantisima importancia.
– SIEMPRE vídeo , y además HABLADO explicando como funciona el artículo.
– La reseña debe de estar realizada como muy tarde para el día siguiente.
Por eso viendo tus reseñas te he elegido a ti para que formes parte del grupo, no tendrás que decirselo a nadie, aunque tengas amigos que realicen reseñas.
Esto es solo para ti, y te lo has ganado por lo que yo he visto en tu perfil.En el caso de que estés interesado y aceptes los 3 puntos anteriores, me tienes que contestar a este correo con los siguientes datos (todas las reseñas se revisarán)
– Tu nombre
– Tu Whatsapp
Gracias!

No sabría ni por dónde empezar a comentar esto. El resumen es que un desconocido pretende que yo me convierta en su esclavo 24/7 y me dedique a hacerles reseñas de sus productos, dando 5 estrellas siempre, aunque sean una castaña pilonga, y encima llevando una especie de doble vida donde no puedo hablar de esto con nadie. A cambio de colaborar en esta farsa, recibiré… ¿qué recibiré? Aparentemente nada. Supongo que el premio es estar en su grupo de Whatsapp y poder quedarme el producto tras el análisis, pero es que no tengo ni idea de qué clase de productos son, aunque sobra decir que me da lo mismo porque hay que ser bastante caradura para prestarse a un engaño de este tipo. Y para rematarlo me pone que “te lo has ganado por lo que yo he visto en tu perfil“, en plan cazatalentos de la estafa. En fin, es de vergüenza ajena, pero muy representativo de lo que se cuece tras el telón de las opiniones de amazon. Porque os aseguro que habrá bofetadas por meterse en el grupo de este tipo – como dije antes,  durante mi aventura o más bien desventura como opinador, si algo me sorprendió fue la voracidad de la gente y lo que están dispuestos a hacer con tal de que les regalen ni que sea un palillo de dientes. Repito que ya me lo esperaba, pero no a los niveles que he presenciado.

Para no alargar esto, prefiero dejarlo en esta simplificación: la cosa en conjunto está bastante mal, sobre todo por parte de los usuarios, pero también por parte de algunos vendedores. Y todo ello con la inestimable colaboración de amazon, que aún no siendo responsable de estos comportamientos, los ha tolerado durante demasiado tiempo.

Con el rabo entre las piernas

Yo intenté hacer las cosas bien, siendo muy selectivo con los productos que aceptaba, y tratando de hacer opiniones elaboradas. Por descontado, no podía ser totalmente imparcial porque creo que es imposible serlo cuando no estás pagando por el producto, pero dentro de este amplio margen que tenía entre la opinión genuina y la tomadura de pelo, quería hacer las cosas lo mejor posible, de modo que aportase algo a quien leyese mis opiniones. Tenía clarísimo que yo no tenía nada que ver con toda esta gente que solo piensa en sacar beneficio propio a costa del perjuicio ajeno. Pero cuanto más me esforzaba en hacer esto, más sentía la necesidad de justificarme, y si sentía esa necesidad era porque al fin y al cabo, por más que me fastidiase reconocerlo, yo estaba en el mismo barco que esta colección de truhanes.

Para el que compra, todas las opiniones están al mismo nivel. Nadie aparece identificado como pícaro u honrado.

Comencé a sentir una sensación de asco que no esperaba experimentar. Con el tiempo, compartir espacio virtual con ciertos personajes y ver sus nombres junto al mío en el ranking de “opinadores” había pasado de ser algo en lo que ni pensaba, a convertirse en algo muy desagradable. Me fui apartando progresivamente de todo esto, y tras pasar por varias fases y algún que otro cambio de idea, acabé por dejarlo por completo tras una experiencia en la que un vendedor me mandó un producto que no servía para lo que prometía y que hasta dudo que sea legal en la UE, pues incluye un compuesto peligroso para la salud, especialmente embarazadas, sin indicar la composición ni cumplir otros requisitos. Pero, ¿sabéis qué? Paralelamente a esta experiencia, otros usuarios le daban 5 estrellas a este producto y cantaban sus excelencias sin siquiera haberlo probado (sería un poco largo explicar cómo lo sé – tendréis que confiar en mi palabra). Para rematarlo, el propio vendedor creaba usuarios postizos con los que se ponía más opiniones positivas a sí mismo. Este incidente concreto fue el que agotó mi paciencia y me llevó a abandonar definitivamente todo este asunto. Llegué al mundo de las opiniones de amazon ilusionado, y me marché profundamente decepcionado, con el mal gusto de haber constatado en primera persona cómo se engañaba a la gente sin que yo pudiera hacer nada por evitarlo.

Cuidado que con todo esto no digo que quien publique este tipo de opiniones esté engañando, ni mucho menos – al contrario, también hay mucha gente que publica opiniones útiles y sinceras. Celebro que aún haya personas capaces de mantenerse en puestos altos del ranking sin perder la dignidad, pero aquí no hablo de ellos porque entiendo que lo suyo debería ser lo normal.

Pícaros 2.0: Renovarse o morir

Ya había salido de este circo y borrado el email de contacto mi perfil de amazon cuando me llegó el siguiente correo (dado que diversos vendedores seguían teniendo mi dirección):

Hola, soy [nombre]. A raíz de la nueva política de Amazon, vamos a considerar otro tipo de colaboración. Aunque la política no ha cambiado en España, no sabemos cuándo esto puede ocurrir.

¿Nueva política? ¡Vaya! “Así que por fin amazon ha decidido hacer algo al respecto“, deduje. Investigué sobre el tema y me enteré de que en amazon.com (recalco: punto com, no punto es) habían prohibido las opiniones a cambio de mercancía. Aquí podéis ver la nota oficial en inglés (del 3 de octubre pasado), y aquí un par de noticias en español sobre esto: eleconomista elandroidelibre. En resumen, parece ser que amazon ha detectado la manipulación sistemática de estas valoraciones, y por ello ha decidido prohibir las opiniones a cambio de productos (salvo en el caso de su programa “Vine”). Hombre, tal vez sería suficiente limitarse a separar las opiniones “patrocinadas” de las genuinas, colocándolas en una pestaña aparte o marcándolas de otro color junto a una explicación. Se hace raro que tras tanta tolerancia, ahora se pasen al extremo opuesto y quieran cortar de raíz. Aunque quizá amazon lo prefiera así precisamente porque han llegado tarde y el daño ya está hecho: un punto fuerte de esta plataforma siempre han sido las opiniones de sus clientes, y la credibilidad de estas ha caído en picado en los últimos tiempos por haber tenido tanta manga ancha. Así que se impone tomar medidas de choque y no hacer más experimentos.

Versión traducida automáticamente con google translate de la nota original en inglés - clic para ampliar.

Versión traducida automáticamente con google translate de la nota original en inglés – clic para ampliar.

Además, en paralelo a este cambio, amazon (punto com) ha presentado denuncia formal contra más de mil usuarios, dado que este tipo de prácticas violan las leyes que protegen al consumidor: Amazon demanda a 1.114 usuarios por cobrar por reseñas falsas. En todo caso, no lancemos las campanas al vuelo, pues en amazon.es (punto es, o sea, España) parece que por ahora nada ha cambiado, al menos en octubre de 2016, que fue cuando escribí la mayor parte de este artículo. No obstante, estos listísimos vendedores ya se van preparando para lo que pueda venir – sigamos con el mensaje que empecé a citar más arriba:

Así que buscamos comentaristas de confianza con los que establecer una cooperación a largo plazo. Funciona del siguiente modo: si tenemos nuevos productos que queremos promocionar, te enviaremos un email, y si te interesan, transferiremos dinero a tu cuenta de PayPal para que puedas efectuar la compra en Amazon y dejar tu comentario allí. Esto requiere un elevado nivel de confianza entre vendedor y comentarista. ¿Te interesaría este tipo de colaboración? Si así es, por favor, envíame un enlace a tu perfil de amazon y un email de PayPal para que pueda transferirte el dinero. Saludos.

O sea, si se prohíbe que el vendedor te dé un código para comprarlo, no pasa nada: ellos te reembolsarán el dinero por Paypal, de forma indetectable para amazon. Pero aún me faltaba recibir un tiempo después otro email todavía más “osado” de otro vendedor. En este caso no pondré el texto porque la imagen que incluía el mensaje ya habla por sí sola (clic para ampliar):

El último recuadro viene a decir “mándanos el enlace a tu análisis y recibirás 5 euros de agradecimiento inmediatamente“. O sea, lo mismo que los del otro mensaje (tú compras el mensaje y ellos te lo reembolsan por detrás), ¡pero añadiendo además una remuneración por tu opinión!

Esta visto que hecha la ley, hecha la trampa. No me extraña, dado que, como ya he dicho, se ha permitido que este monstruo crezca y crezca hasta cobrar vida propia. Desde luego, no me cabe la menor duda de que en amazon.es no faltarán pícaros dispuestos a aceptar este trato incluso aunque vaya contra las normas. Llevan tiempo saltándoselas, y no solo no ha habido consecuencias -que yo sepa al menos- sino que, encima, he visto con sorpresa cómo algunos de ellos (los menos, pero haylos) han sido premiados con una invitación al programa Vine, que viene a ser lo mismo (opiniones a cambio de productos) pero controlado directamente por amazon.

A verlas venir

Ya dije al principio que tengo la mejor opinión de amazon en general, y que es mi recomendación número uno para la compra online, pero creo que han hecho una mala gestión de la “crisis” de las opiniones postizas. Deberían haber actuado antes, o haber implementado algún mecanismo de control por primitivo que fuera. Yo mismo, como ya expliqué en un vídeo, contacté con ellos para quejarme de este tipo de prácticas, y básicamente pasaron de mí.

El clásico pícaro en su versión “lobo con piel de cordero”.

Aunque sea tarde y mal, estoy deseando que implementen en amazon.es estas nuevas condiciones (si no es que lo han hecho ya) y que las opiniones de producto se “saneen” tanto como sea posible. No obstante, es evidente que, para cuando sea que lo hagan, los espabilaos ya tendrán su logística de la manipulación perfectamente reorganizada. Así que yo tampoco cantaría victoria todavía – el tiempo dirá si este es o no el fin de los pilluelos. Mientras tanto, sed cautos cuando leáis opiniones publicadas en amazon – los garbanzos negros llevan mucho tiempo vistiendo de camuflaje.


Otro enlace sobre el tema: Amazon y la verdad sobre el Top Reviewers

Comments

  1. Gracias por este comentario sirve para muchos que compramos en Amazon y nos fiamos de los comentarios de muchos usuarios

  2. Gracias por la información Carlos, todos los que calzamos unos años suponíamos la existencia de este tipo de “prácticas”. Gracias nuevamente por la confirmacion. Y opino, personalmente, que Amazon ofrece más ventajas que inconvenientes..

  3. Gracias por advertirnos. Antes de decidirme por un producto, suelo consultar las valoraciones. Aunque también, si me interesa mucho, intento recabar información extra. Es muy normal ver comentarios muy distinto y contrapuestos que a veces confunden.
    Ciertamente hay muchos que se mueven por el interés y por él hacen lo que sea. Éstos, por desgracia, parecen que cada vez son más. Me alegro de que no formes parte de ellos.

  4. Gracias, la información que has comentado Carlos me deja perplejo y pienso que siempre nos están dando por todo los sitios, estamos en los tiempos que los que nos representan dan estos ejemplos a seguir a todos.

  5. Las opiniones interesadas tanto positivas como negativas se ven rápidamente en las tiendas ON LINE, ya en la redacción se notan cosas raras, yo pertenezco a ese grupo de opinadores de AMAZON ESPAÑA desde hace mas de un año y solamente he aceptado productos que consideraba que podían estar bien y que me interesaban por mi profesión y aficiones, no soy de los que valoran un rollo de papel higiénico.

    Mis opiniones solamente han beneficiado a otros compradores ya que nunca me he mordido la lengua cuando algo no era tan bonito como en el anuncio, el sistema de opiniones de AMAZON funciona muy bien y mi experiencia y la de otros opinadores ayudan mucho a que los clientes reciban lo que necesitan.

    AMAZON ESPAÑA no se corren riesgos si el articulo que te llega tras ver las opiniones y comprarlo no te gusta, dispones de 30 días para devolverlo, así que el cliente solo puede llegar a perder un poco de su tiempo ya que el dinero siempre esta a salvo, para mi AMAZON ESPAÑA con su política de protección al cliente es el lugar mas seguro para comprar, mas seguro que muchas tiendas físicas que solo te ponen pegas cuando quieres devolver algo que no te gusta.

    Espero que se actue bien y que podamos seguir haciendo nuestro trabajo que tanto bien hace a los compradores, a mi me encanta probar cosas y compartir mi opinión con todo el mundo, lo hago en todos los sitios donde compro y participo, antes de que me enviasen muestras gratuitas ya lo hacia a cambio de nada y lo seguiré haciendo aunque no me den nada.

  6. Gracias Carlos por toda tu información exhaustiva. Siempre que he comprado en Amazon ( no mucho ) porque no soy muy partidario de compras via internet. No puedo opinar si lo que indican ha sido bueno o malo ya que yo siempre he comprado el producto que me interesa y lo he consultado por fuera de Amazon. Es una buena casa y lo que expone es problamente bueno en su relación calidad-precio y siempre tiene una garantía que en otras compras on line no se dan. pero si es verdad que cuando vas a comprar algo determinado que te interesa es mejor hacer comparaciones en otros foros antes de meterte, sea de Amazon o de cualquier otro proveedor. Las liebres y los gatos siempre andan intercambiados, aquí o en China. Un saludo

  7. Author

    Gracias a todos por vuestros comentarios y aportaciones. Solo recalcar que no se trata de crear “alarma social” ni nada así, es relativamente un problema menor y muy a malas como ya ha dicho alguien más arriba, es fácil hacer devoluciones. La cuestión es ver qué consecuencias va a tener todo esto, si en España van a cortar por lo sano como en USA en este tema, llegando incluso a las denuncias, o seguirán manteniéndose en un plano más neutral por así decirlo. De nuevo gracias a todos.

    1. Supongo que ya sabéis que AMAZON hace unos meses creo el programa AMAZON VINE y selecciono a un grupo de opinadores al que tengo el privilegio de pertenecer y las cosas desde entonces han cambiado mucho.

      Los artículos ahora no los mandan los vendedores externos a cambio de opiniones bonitas, nos los ofrece directamente AMAZON ESPAÑA a través de su plataforma VINE, AMAZON sabe nuestras preferencias a través del programa, solo nos ofrece lo que nos interesa y conocemos, después seleccionamos los artículos que queremos probar y valorar sin ningún tipo de condición.

      Esta opiniones se diferencian de las normales con este texto “Opinión de cliente de Vine de producto gratis” así quedan perfectamente identificadas en los artículos, para mi son de las mas fiables, en mi perfil de opinador de AMAZON las podéis encontrar fácilmente.

      Cada miembro del programa VINE trabaja su propio prestigio y AMAZON te lo premia enviado mas productos, es una perfecta SIMBIOSIS y te garantizo que nunca he puesto mas de un ESTRELLA de la que se merece el articulo.

      Las opiniones son necesarias para ganarse la confianza de los clientes ON LINE, no poder tocar el producto como en una tienda se soluciona con las opiniones de otros compradores y que un articulo tenga varias reseñas positivas de opinadores de prestigio VINE lo posiciona a los primeros lugares, AMAZON nos necesita para que la gente compre con confianza y que reciba en casa lo que necesitaba, esto evita devoluciones y tiene a los clientes contentos.

      Este es mi perfil de opinador en AMAZON
      https://www.amazon.es/gp/cdp/member-reviews/?ie=UTF8&ref_=ya_your_reviews&sort_by=MostRecentReview

      1. Author

        Hola Enrique, por supuesto lo del Vine es otra cosa – yo aquí no hablo del programa Vine, sino de vendedores que ofrecen sus productos directamente (a cambio de opinión) puenteando a amazon. No entro mucho en esta distinción porque en un vídeo previo ya expliqué todo esto y no quería repetirme. Además, es que tal como indicas, no tienen mucho que ver entre sí – las opiniones de Vine sí aparecen correctamente etiquetadas, con lo que no hay duda posible, además de no existir el tipo de presiones que se dan en el otro caso.

        Eso sí, una cosa es independiente de lo otra. Lo digo por si alguien lee esto y se lía – los dos sistemas (Vine y ofertas de producto a cambio de opinión hechas directamente por vendedores) han estado coexistiendo, y supongo que aún coexisten. Las actuaciones de amazon están yendo contra el segundo tipo de opiniones, no contra el programa Vine que como señalas, viene a suplir las carencias de lo otro.

        Espero que no te hayas sentido atacado como opinador Vine pues como digo, la entrada no trata de eso. Todo lo contrario, como digo, en las opiniones Vine no me consta que ocurra nada de lo que aquí denuncio, por lógica, ya que a Amazon no le interesaría. Por tanto, aunque yo no me pronuncio explícitamente sobre ello, creo que lo que aquí he escrito se podría emplear como argumento para eliminar las opiniones que puentean a amazon, y potenciar y reforzar las opiniones Vine. De todos modos, he añadido al principio una segunda nota previa para dejar claro, por si acaso, que aquí no estoy hablando del programa Vine.

        Te agradezco tus aportaciones sinceramente. Un saludo y feliz Año Nuevo.

        P. D.: Diría que el enlace de tus opiniones de amazon no está bien puesto. Creo que es este. Si quieres puedo editar esa parte de tu comentario y ponerlo.

  8. Una razón más para comprar en la tienda de barrio antes que en Amazon. Si hay un vendedor de confianza este hará lo necesario para no perder al cliente.
    Creo que Amazon es realmente la mejor plataforma para compra on-line (yo compro ahí lo que no encuentro en mi comercio de proximidad o lo que tiene una diferencia de precio espectacular e injustificable) pero siempre creeré más a un comercial de confianza que la opinión de alguien a quien no conozco y que no se ni si ha probado el producto.

Dejar una respuesta